La Carpeta:
1 de 10
 
Para la selección de sus candidatos a diputados federales de mayoría relativa, el PRI ha privilegiado a militantes que heredan cargos, la esposa de un gobernador, priístas involucrados en acusaciones judiciales por desvío de recursos, además de una militante acusada de atropellar y causar la muerte a un hombre y hasta al dueño de un equipo de futbol.
Staff
febrero 16, 2015, 6:43 am

Para la selección de sus candidatos a diputados federales de mayoría relativa, el PRI ha privilegiado a militantes que heredan cargos, la esposa de un gobernador, priístas involucrados en acusaciones judiciales por desvío de recursos, además de una militante acusada de atropellar y causar la muerte a un hombre y hasta al dueño de un equipo de futbol.

El PRI determinó que para seleccionar a sus aspirantes a diputados utilizaría la convención de delegados y la Comisión para la Postulación de Candidatos que se encargará de determinar poco más de 100 candidaturas.

Los aspirantes debieron pasar al menos dos exámenes aplicados por el Instituto de Capacitación y Desarrollo Político (Icadep): el primero sobre conocimiento de documentos básicos del PRI y el segundo, de conocimientos legislativos y constitucionales.

Sin embargo, a la Comisión para la Postulación de Candidatos, que recién definió a sus precandidatos, le llueven críticas y militantes que pasaron procesos de examinación presentaron impugnaciones del examen del pasado 28 de enero porque fueron rechazados bajo el supuesto de reprobar el examen de conocimientos jurídicos y legislativos.

La Comisión Nacional de Procesos Internos respondió que estas quejas no proceden porque en el manual no se contempla una revisión de examen, confirmó Karla Covián, quien compitió para ser candidata por el distrito 12 de la delegación Cuauhtémoc en el Distrito Federal.

Ante la negativa de la Comisión para atender impugnaciones, Justicia Partidaria busca una salida favorable para la militancia y evitar que el tema se vaya a las autoridades electorales.

La lista de la comisión incluye a candidatos cuestionados en sus entidades, como Juana Aurora Cavazos, ex secretaria de Educación en Nuevo León, quien atropelló y mató a una persona en 2007 y ahora es precandidata a una diputación federal por el distrito III en el municipio de General Escobedo.

El distrito II de Apodaca es para Juan Manuel Cavazos Balderas, hijo del líder de los burócratas en el estado y sobrino del ex gobernador de Tamaulipas, Manuel Cavazos.

El precandidato en el distrito VII en Tamazunchale, San Luis Potosí, Christian Joaquín Sánchez, es hijo del ex líder magisterial Crisóforo Sánchez e investigado por presunto enriquecimiento ilícito. A través de sus redes sociales, Christian Sánchez difundió una fotografía portando un fusil.

También Rubén Erik Jiménez Hernández, diputado en el DF y nieto de la líder de ambulantes Alejandra Barrios, quien a su vez será candidata priísta a la delegación Cuauhtémoc.

En Iguala, Guerrero, el distrito II tiene en la mira al alcalde con licencia de Taxco, Salomón Majul González, quien estuvo en lista de ediles cuestionados por sospecha de vínculo con el grupo delictivo Guerreros Unidos.

Para el distrito IV de Chilapa, Guerrero, está María Verónica Muñoz Parra, investigada por presunto desvío de recursos durante la gubernatura de René Juárez Cisneros, en donde ella fue secretaria de Salud.

Para el distrito XIV en Izúcar de Matamoros, Puebla, aparece Jorge Estefan Chidiac, quien renunció a Bansefi, y en el distrito III de Mérida, Yucatán, está encabezado por Pablo Gamboa Miner, hijo del coordinador del PRI en el Senado, Emilio Gamboa Patrón.

En Veracruz, la candidatura para una diputación en el distrito XV de Orizaba es para el propietario del equipo de futbol Los Tiburones Rojos, Fidel Kuri Grajales.

// El Universal