La Carpeta:
1 de 10
 
.
Staff
noviembre 8, 2018, 8:24 am

Este 2018, Nuevo León logró reducir hasta en un 6 por ciento los índices de sobrepeso y obesidad en menores de educación básica.

A través del Programa Salud para Aprender y las diversas acciones que se desprenden de este, la entidad sigue combatiendo el padecimiento considerado como la principal causa de muerte en el país con 100 mil fallecimientos al año.

El escenario es tal, resaltó Manuel de la O Cavazos, Secretario de Salud, que la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO) reconoció al Estado como la primera entidad en la República en reducir la incidencia en más de 50 mil estudiantes.

Tan solo en el caso de preescolar, detalló, se disminuyó en 6 puntos porcentuales, porcentaje que asciende al 4.4 por ciento en secundaria y 1.7 a nivel primaria.

“Tuvimos el reconocimiento de que Nuevo León es el primer estado del país que disminuye el sobrepeso y la obesidad infantil, y eso es algo magnífico”.

“La obesidad es la pandemia del Siglo XXI, México ocupa el primer lugar en el mundo de obesidad infantil, aquel niño obeso tiene un 40 por ciento de posibilidades de ser un adolescente obeso, y aquel adolescente obeso tiene un 80 por ciento de posibilidades de ser un adulto obeso”, externó.

De ahí, manifestó, la importancia de contener la incidencia, sobre todo si se toma en cuenta que niños presentan ya problemas de salud exclusivos de los adultos, como lo son la elevación del colesterol y los triglicéridos, enfermedades vasculares, e incluso problemas psicológicos generados por el bullying hacia su condición.

Una buena alimentación acompañada de activación física, mencionó, es parte de la solución.

“El hecho que Nuevo León sea punta de lanza en la disminución y control del sobrepeso y la obesidad infantil es algo valioso”, insistió.

Capacitación para maestros en hábitos de alimentación, regulación y supervisión de establecimientos de consumo escolar, y elaboración de manuales de alimentación que se entregan a los padres, son algunos de los elementos  que integran el programa SPA.

A los cuales se suma la implementación de la ficha evolutiva del escolar, con la cual la Secretaría de Salud en el Estado mantiene un control un seguimiento médico de cada uno de los alumnos.

Peso y talla del escolar, la actividad física que realiza, el tiempo de destina a los videojuegos y televisión, si tiene problemas de visión, son parte de los factores a medir.

Entre los logros están también el incrementar en casi tres puntos porcentuales, de 83.5 a 86.1, el número de escolares que desayunan antes de acudir a la escuela; mientras que un dos por ciento más, de 89 a 91, hacen ejercicio.

Otras acciones

Con la participación de 2 mil 600 alumnos de 52 escuelas públicas, Nuevo León trabaja en un programa piloto para prevenir el sobrepeso, obesidad, diabetes y enfermedades crónicas en niñas, niños y adolescentes.

Bajo elementos de innovación tecnológica y digital sin precedentes, informó  Rafael Hernández Kotasek, Subsecretario de Planeación, Evaluación e Innovación de la Secretaría de Desarrollo Social, se busca incidir desde temprana edad.

Nutriólogos, expertos clínicos y organizaciones de la sociedad civil, coadyuvan en ello.

“Se hizo un levantamiento en 52 escuelas, de más de 2 mil 600 alumnos tenemos cuestionarios, de tercero y sexto de primaria”.

“Son grupos que se asignaron por sus características nutricionales y de crecimiento de la población y se les asignará un plan de vida de aquí hasta el 15 de diciembre para que sean intervenidos a partir de mensajes de texto", expuso.

Por 12 semanas, el área desarrollará acciones cuyo impacto será evaluado en el mes de diciembre.

Cada uno de los participantes recibe tres mensajes de texto al día, con información nutricional, psicológica y actividad física, involucrando a los padres, profesores y alumnos.

Único en el país, el esquema se ha implementado con éxito en países como Canadá, Noruega, e Irán.

"Son mensajes de texto que se envían a estos alumnos y a sus padres de familia, así como a los maestros que estarán guiando a estos alumnos en el transcurso del programa para asegurar que cuenten con la información de manera correcta”.

Más allá de la cuestión estética, se trata de un problema de salud que deriva en padecimientos como la diabetes, así como casos de derrame cerebral e infartos.

Es de destacar que las escuelas participantes, ubicadas en polígonos de pobreza,  fueron georreferenciadas por alumnos de la Escuela Normal Miguel F. Martínez.

En base a su viabilidad, se determinará ampliar el proyecto a la totalidad del alumnado durante el ciclo escolar 2019-2020.

Evaluaciones, activación física y operaciones en pacientes con obesidad mórbida, son la otra parte del plan, cuando se trata de adultos.

Se estima que 7 de cada 10 féminas mayores de 20 años presentan sobrepeso y obesidad, y el 65 por ciento reconoce tener poca o nula actividad física.

De la O Cavazos refirió que este padecimiento desencadena diabetes, hipertensión y otras enfermedades que no solo disminuyen la esperanza de vida de 5 a 10 años, sino que pueden llevar a la muerte.

Por ello, y en combate de enfermedades crónico degenerativas, la dependencia a su cargo realiza cirugías metabólicas o bariátricas a personas de entre 18 y 55 años que presentan obesidad mórbida.

Sin costo alguno, mediante el  Seguro Popular,  se efectúan intervenciones quirúrgicas a pacientes previamente tratados.

La obesidad mórbida, explicó, es aquella en la que la persona en cuestión se encuentra un 40 por ciento por encima de su índice de masa corporal.

“Vamos a operar a uno o dos pacientes por mes, en una primera etapa”.

Las cirugías, cuyo valor asciende a los 150 mil pesos en el ámbito privado, correrán a cargo de especialistas del Hospital Metropolitano.

Cada uno de los posibles candidatos es evaluado por un comité que determina si la operación es o no factible.

Estudios refieren que las personas operadas resuelven la diabetes en un 76.8 por ciento;  además de otros padecimientos como la hipertensión y mejorías en el control de lípidos, como colesterol, triglicéridos y amnea.

De manera adicional, con la participación de nutriólogos, psicólogos, internistas, trabajadoras sociales y endocrinólogos, se trabaja en lo que será la Clínica Integral de Obesidad.

// El Porvenir