La Carpeta:
1 de 10
 
Con metas cumplidas en cateos, órdenes de aprehensión y carpetas judicializadas, Bernardo González Garza, último procurador de justicia en la entidad, se despidió este jueves de la Procuraduría General de Justicia de Nuevo León.
Staff
marzo 9, 2018, 6:58 am

Con metas cumplidas en cateos, órdenes de aprehensión y carpetas judicializadas, Bernardo González Garza, último procurador de justicia en la entidad, se despidió este jueves de la Procuraduría General de Justicia de Nuevo León.

En las instalaciones del Instituto de Formación Profesional de la PGJNL, el funcionario estatal dio pase de revista a elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones y cortó el listón inaugural de la Sala de Juicios Orales de esta institución.

Acompañado de su esposa e hijas, agradeció el arduo trabajo de cada uno de los efectivos y pidió redoblar esfuerzos rumbo a la Fiscalía General del estado.

“No es un caso fortuito que hayamos sido la mejor Procuraduría del país durante el 2017”, mencionó.

“Prometimos hace un año abatir el rezago de ordenes de aprehensión, lo logramos, prometimos vincular más personas a proceso que nunca antes, lo logramos, hicimos cosas y fuimos a donde no nos llamaban en el tema de narcomenudeo y de trata de personas.

“Todas las cosas que nos propusimos, se lograron. Nos encontramos listos para entregar un Procuraduría sólida y eficaz para migrar a una Fiscalía General del Estado… pedirles que sigan poniendo todavía más empeño con quien ocupe la titularidad de esta institución”, expuso.

Un total de 2 mil 335 órdenes de aprehensión cumplidas en el 2017, sentencias históricas, detención de delincuentes de delitos de alto impacto y reducción de indicadores delictivos, son parte de los resultados, refirió Leticia Platas, Subprocuradora de Ministerios Públicos.

A lo cual se suman cateos, vinculaciones y la dignificación del Policía Ministerial.

En posterior entrevista, González Garza destacó que nunca antes se había intervenido en materia de narcomenudeo y trata de blancas, y hoy se tienen resultados palpables.

“Tuvimos la voluntad de actuar en estos delitos que, si bien son competencia de la federación, también son concurrentes para los estados y decidimos ir en un ataque frontal contra ellos”, señaló.

“Me llevó más de 1 mil vinculaciones en contra del narcomenudeo, y más de 25 personas vinculadas a proceso por el delito de trata de personas”, refirió.

Cuestionado sobre si se logró cambiar el chip de la institución, como lo ofreció en un inicio, aseguró que sí.

Lo único que faltó, dijo, fue tiempo para seguir dando resultados.

“En un legado dejar una institución tan fuerte y en solo un año haber cambiado la moneda, cambiamos la cara de la institución…me voy con ese sabor de boca de que nos fuimos en la raya por esta institución hasta el último día”.

Actualmente la Procuraduría de Justicia en el Estado cuenta con alrededor de 4 mil elementos, 1 mil 300 de ellos Policías Ministeriales y 600 Ministerios Públicos.

En la entrega-recepción del despacho, adelantó, comentará con el nuevo fiscal el nivel de desempeño de las subprocuradurías y direcciones del área.

“Hay un equipo bastante fuerte y ya estará en la reflexión de quien ocupe la titularidad el valorar a cada uno de ellos”, dijo.

“Estoy seguro que la persona que llegue va a seguir adelante (con los resultados)… la gente quiere seguir viendo resultados, uno de los mayores retos será seguirlos o aumentarlos, por supuesto”, comentó.

Respecto a su futuro en el servicio público, indicó que por el momento atenderá algunos pendientes académicos y posteriormente valorará la posibilidad de reintegrarse al gabinete estatal a propuesta de Manuel González, gobernador interino.

Mariachi y pastel fueron parte de la despedida organizada por el personal de la dependencia.

Al ritmo de canciones como “A mi Manera” y “La Bikina”, efectivos de la corporación se tomaron la selfie con el hasta ayer procurador.

// El Porvenir