La Carpeta:
1 de 10
 
La zona norponiente de Monterrey y municipios circunvecinos alcanzaron este domingo niveles de contaminación muy altos a tal grado que se emitieron recomendaciones a la ciudadanía.
Staff
noviembre 5, 2018, 7:41 am

La zona norponiente de Monterrey y municipios circunvecinos alcanzaron este domingo niveles de contaminación muy altos a tal grado que se emitieron recomendaciones a la ciudadanía.

La situación se agravará durante la semana debido a que viene un nuevo frente frío que traerá un descenso considerable en la temperatura provocando que ésta llegue a un dígito.

El municipio de García fue el que alcanzó la peor calidad del aire con 109 puntos IMECAS, ocasionado en mayor parte por la gran cantidad de pedreras que operan en ese sector.

El Sector de San Bernabé en Monterrey y Santa Catarina le siguieron cada uno con 106 puntos.

El cuarto sitio esta vez se lo llevó el municipio de San Pedro con 103 puntos. Cabe resaltar que este tenía varias semanas con niveles bastante aceptables en materia de aire limpio.

Los municipios de Escobedo, Apodaca, San Nicolás, Guadalupe, Juárez, Cadereyta y el sur de Monterrey concentraron niveles de contaminación regular por debajo de los 100 puntos IMECAS.

Las autoridades recomendaron a la industria cubrir los materiales almacenados a granel en los patios, mantener limpias las áreas pavimentadas y realizar riego de las superficies que carecen de algún tipo de tratamiento, además de reducir el uso de vehículos.

Para las obras en construcción, solicitó tener suficientemente humectadas todas las superficies que no cuentan con cobertura vegetal, para minimizar la generación de emisiones.

En escuelas, se recomendó dar seguimiento a monitoreo de calidad del aire, así como reducir las actividades cívicas, culturales, deportivas y de recreo al aire libre, mantener cerradas puertas y ventanas.

Finalmente, se pidió a la población en general evitar actividades al aire libre y que grupos sensibles como menores, adultos mayores y personas con padecimientos bronco-respiratorios y cardiovasculares, mantenerse en interiores.

// El Porvenir