La Carpeta:
1 de 10
 
El regreso de The Walking Dead no ha convencido al público. El pasado domingo AMC emitió el décimo episodio de la octava temporada de la serie, consiguiendo 6.8 millones de espectadores, su cifra más baja desde que se estrenó la primera temporada en 2010.
Staff
marzo 8, 2018, 6:50 am

El regreso de The Walking Dead no ha convencido al público. El pasado domingo AMC emitió el décimo episodio de la octava temporada de la serie, consiguiendo 6.8 millones de espectadores, su cifra más baja desde que se estrenó la primera temporada en 2010.

Según informa Variety, la última vez que The Walking Dead consiguió menos de 7 millones de espectadores fue en la emisión de Better Angels, capítulo de la segunda temporada.

El episodio de esta semana además registró un 20% menos de audiencia en comparación con el regreso de la ficción la semana anterior. El estreno de la segunda parte de la octava temporada fue una de las mayores caídas de audiencia de The Walking Dead.

La mala racha viene de tiempo atrás. Antes de estos nuevos datos, el final de la primera parte de la octava temporada ya registró sus audiencias más bajas desde la segunda temporada.

A pesar de estas cifras alarmantes, The Walking Dead es la serie más vista y mejor valorada en su día de emisión y franja horaria. Cabe destacar también que el último episodio tuvo que competir con la ceremonia de la 90º edición de los Premios de la Academia, celebrada el pasado domingo.

Ni siquiera los sorprendentes giros de guion -como la inesperada muerte de uno de sus protagonistas principales, un personaje que sigue vivo en los cómics en los que se inspira la serie- han conseguido enganchar a la audiencia. Sin embargo, son muchos los seguidores que quieren obtener respuestas.

Desde la resolución de la Guerra Total al futuro de Rick y los suyos, la octava temporada promete emociones fuertes para los fans más fieles.

Pide Asia Argento justicia para víctimas de Weinstein

La realizadora y actriz italiana Asia Argento reclamó hoy en el Parlamento Europeo (PE) que se haga justicia para ella y decenas de mujeres víctimas de violación o abusos sexuales por parte del productor estadunidense Harvey Weinstein.

Lo que quiero es justicia, y la justicia la hacen los hombres y no Dios. No le perdono", dijo Argento en la Eurocámara, donde hoy era la invitada en la clausura del seminario "El empoderamiento de las mujeres y niñas en los medios de comunicación e internet: clave para el futuro", celebrado con motivo del Día de la Mujer, que se conmemora mañana.

Argento fue "la primera en denunciar oficialmente", el 10 de octubre de 2017, la violación de la que fue víctima 17 años antes, cuando solo tenía 21, por parte del "todopoderoso" cofundador de Miramax y The Weinstein Company.

Fui la primera que dio permiso al diario 'The New Yorker' a citarme por mi nombre, otras me siguieron. Y cuando se supo que más de cien habíamos sido víctimas de violación o ataques sexuales se nos empezó a creer", recordó la artista y hoy "activista" italiana.

PIDE LA CABEZA DEL DEPREDADOR SEXUAL

Denunció que "ese tipejo sigue por ahí en libertad, y se dice que está en una clínica de desintoxicación, pero la verdad —aseguró— es que se lo está pasando bien en un balneario",

Es un depredador sexual. No creo que haya un tratamiento" para él, dijo una contundente Argento, quien se definió como "una superviviente de abusos sexuales", que ha protagonizado "algo que no es para los que se arrugan fácilmente".

Los abusos sexuales son una lacra que, en su opinión, está en correlación con el "abuso de poder que tienen los hombres", por eso, dijo, "a todas nos puede ocurrir lo que me ha ocurrido a mi".

Enfrentarse a esa "traumática" experiencia arropada por la "solidaridad femenina" de las integrantes del movimiento Me Too ("Yo también", surgido en 2017 en Estados Unidos) fue una "suerte".

Yo me estoy curando gracias a la lucha de otras mujeres, gracias al movimiento feminista, gracias a vuestros elogios", se sinceró, visiblemente emocionada, tras relatar su calvario de estas dos últimas décadas: ocultando la violación y los abusos, sufriendo depresiones y luego el linchamiento mediático en Italia cuando denunció públicamente al "monstruo", en alusión a Weinstein.

Un comportamiento que "no es aislado", por lo que la realizadora italiana anima a otras a denunciar "lo que les ocurrió o les está ocurriendo" para que las carreras profesionales de los depredadores sexuales en el mundo del cine y en otros "se vengan abajo".

"El movimiento 'Me Too' es un vector de fuerza para que las mujeres hablen, se las escuche y se las crea", insistió. Argento, que se manifestará en Roma en la marcha por el Día de la Mujer, lanzó un llamamiento a los medios de comunicación y a la sociedad en general para que la llama encendida por el Me Too no se apague y contribuya a conseguir una sociedad más igualitaria y respetuosa con los derechos de las mujeres.

"He batallado en un mundo musical dominado por los hombres"

La cantante italiana Laura Pausini recordó que al inicio de su carrera, en la década de los 90, le costó ser mujer ante un mundo musical dominado por los hombres.

“Aunque hoy en día me va mucho mejor, al principio me costó ser mujer porque en los años 90 casi no había mujeres solistas que trascendieran a nivel internacional, todos eran hombres y te veían como un ente raro”, declaró a Notimex en entrevista.

En aquel entonces, dijo, “la canadiense Céline Dion gozaba del boom musical; Shakira se daba a conocer en Italia; Mariah Carey triunfaba con ‘Hero’ en Norteamérica y, en mi caso, se preguntaban cómo es que una mujer vendía tantos discos o que si de verdad llenaba una arena en cada concierto”.

En ocasión del Día Internacional de la Mujer, a celebrarse este 8 de marzo, Laura Pausini admitió que sobresalir en el ámbito fue difícil no sólo por su condición femenina, sino porque su lengua materna era el italiano.

“Todos te dicen: ‘Ay, qué lindo el idioma italiano’, pero no te abren las puertas. Si hacemos un recuento, somos pocos los cantantes italianos conocidos de verdad y no aquellos que han tenido tan sólo una canción exitosa”.

Expuso que Eros Ramazzotti se dio a conocer en 1982, ella en 1993 y Andrea Bocelli en 1994. Al poco tiempo, los tres destacaron a nivel internacional.

“Después vinieron Nek, Tiziano Ferro e Il Volo. Pero no hay más artistas porque nuestro idioma es un límite. Le gusta a todos, pero en la radio hoy no te tocan porque la moda es escuchar reggaetón o rap y si lo cantas en italiano no es tan creíble”.

A 25 años de trayectoria artística, la intérprete de canciones como “Entre tú y mil mares” y “Se fue”, consideró que el panorama actual es positivo.

“Ya no veo envidias de los hombres hacia nosotras, tampoco entre nosotras mismas. Como mujeres nos vemos fuertes, nos apoyamos y nos ayudamos.

Ahora, con suerte, creo que somos más unidas”.

Sin embargo, hizo un llamado a quienes se unen al movimiento “Me Too” para denunciar la agresión y el acoso sexual en cualquier ámbito laboral.

“Me gusta que la mujer maltratada tenga fuerza y opte por denunciar, por alzar la voz, porque la violencia verbal y sexual son inaceptables. Pero no estoy de acuerdo en que se convierta en una moda.

“En mi país está comenzando este movimiento y cuando se averigua el caso ni siquiera la mitad de éstos son ciertos, pues las jóvenes sólo quieren salir en la prensa o en la televisión. Son temas muy serios y delicados que no se deben tomar así, porque quienes verdaderamente han vivido eso quedan marcadas de por vida”, concluyó.

// El Porvenir