La Carpeta:
1 de 10
 
A tiro por viaje, cada vez que Taibo tiene un micrófono enfrente, ya sea frente a un público o en una entrevista, termina diciendo una tontería que pone en vilo al gobierno.
Francisco Tijerina
noviembre 30, 2018, 7:43 am

“El hombre superior piensa siempre en la virtud; el hombre vulgar piensa en la comodidad.” // Confucio

Me revienta decirlo, pero se los dije.

Hace apenas unos días escribía en este mismo espacio que Paco Ignacio Taibo II será muy simpático, dicharachero, alburero, entrón y casi héroe de barriada, pero más temprano que tarde iba a meter a López Obrador en un problema por su incontinencia verbal y ya lo hizo.

Y si el español propuesto para dirigir el Fondo de Cultura Económica se vanagloriaba de “habérseles metido doblada”, los diputados de todos los partidos, incluido Morena, se la devolvieron doblada al doble, envuelta para regalo y con música de viento.

A tiro por viaje, cada vez que Taibo tiene un micrófono enfrente, ya sea frente a un público o en una entrevista, termina diciendo una tontería que pone en vilo al gobierno.

El Presidente, y nadie más, tendría que explicarle al señor que ya no son oposición reprimida sino Gobierno y que por el perfil del puesto para el que ha sido convocado debería ser cuidadoso de las formas, además de circunscribirse al área que le corresponde.

Suceda así o no, Taibo lo volverá a hacer porque es su naturaleza, le gusta el show y el escándalo, disfruta estar en el ojo del huracán y ser causante del desmadre, pero por mucho apoyo que tenga de Andrés Manuel, tarde o temprano reventará la cuerda y le darán las gracias y amargado y molesto se retirará para con pintura de guerra en la cara despotricar nuevamente contra el gobierno.

Ya se los dije una vez y hoy se los vuelvo a decir.