La Carpeta:
1 de 10
 
El fondo de pensiones de los trabajadores del Estado mexicano inyectó más de 400 millones de pesos en la constructora ICA y se convirtió en su mayor accionista cuando la empresa se dirigía a la insolvencia, una inversión que ahora será borrada por un plan de restructuración, según fuentes cercanas al asunto.
Staff
marzo 13, 2018, 10:09 am

El fondo de pensiones de los trabajadores del Estado mexicano inyectó más de 400 millones de pesos en la constructora ICA y se convirtió en su mayor accionista cuando la empresa se dirigía a la insolvencia, una inversión que ahora será borrada por un plan de restructuración, según fuentes cercanas al asunto.

Pensionissste, que maneja unos 195 mil millones de pesos de jubilaciones de trabajadores, adquirió con la transacción una participación de 10 por ciento en ICA, dijeron tres personas con conocimiento de la inversión, quienes hablaron en condición de anonimato.

Muchos detalles de la transacción no son públicos y ninguna de las partes involucradas estuvo dispuesta a hacer comentarios.

A mediados de 2015, las acciones de ICA habían caído más de 50 por ciento respecto del año anterior, por un desplome en el peso que elevó su pesada carga de deuda denominada en dólares y un menor gasto del gobierno en infraestructura, que llevó a la empresa a padecer una falta de efectivo.

A pesar de eso, Pensionissste comenzó a comprar acciones de ICA y gastó unos 400 millones de pesos a un precio promedio cercano a siete pesos por acción, dijo una fuente.

ICA, formalmente conocida como Empresas ICA y otrora la mayor constructora de México, finalmente dejó de pagar su deuda en diciembre de 2015.

Tapen Sinha, profesor del Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), quien se especializa en gestión de riesgos y fondos de pensiones, dijo que los fondos deberían evitar este tipo de acciones volátiles.

// La Jornada