La Carpeta:
1 de 10
 
Margarita no se retira para dejar las cosas como están. Deja su candidatura para sumarse a la campaña contra AMLO. Tiene derecho a ello, sobre todo porque lo hace lealmente, ejerciendo un derecho, sin caer en guerras sucias, sin lastimar ni ofender a nadie.
Federico Arreola
mayo 16, 2018, 3:51 pm

Primero: reconocimiento

Sí, el mayor reconocimiento a Margarita Zavala. Mujer honesta, liberal, demócrata, merecía mejor suerte en la actual contienda electoral. En mi opinión, ella habría sido una gran presidenta de mi país. Las cosas no se le dieron. Falló en el primer debate y, mala suerte, a partir del mismo se derrumbó. Hizo bien en retirar su candidatura.

Segundo: triunfo periodístico de Tercer Grado

No solo había vencido el programa de debate de Televisa a todos los de las otras televisoras, y muy fácilmente, en el terreno cuantitativo de las audiencias. Ahora, la mesa de diálogo conducida por el brillante Leopoldo Gómez mete el gol periodístico del año. Margarita eligió Tercer Grado para anunciar su retiro. Esta noche, después del noticiero de Denise Maerker, toda la historia. Ni hablar, los medios tradicionales siguen fijando la agenda informativa. La polémica televisora de Emilio Azcárraga que en su nueva época dirigen Bernardo Gómez y Alfonso de Angoitia está decidida a no perder su liderato.

Tercero: ¿Meade o Anaya?

Los votos que Margarita había perdido se habían ido prácticamente todos a mejorar las posibilidades de Ricardo Anaya, del PAN-PRD-MC.

En términos numéricos, a Margarita le quedaban apenas dos puntos, pero con su gesto de retirarse con tanta dignidad, el apoyo que ella dé a cualquiera otro candidato será mucho más valioso que eso.

¿A quién apoyará Margarita? ¿A José Antonio Meade, al que aprecia y admira, pero que representa al partido, el PRI, que ella jamás defendería? ¿A Ricardo Anaya, al que desprecia y de ninguna manera respeta, pero que es el candidato del partido, el PAN, por el que ha luchado toda su vida?

Seguramente, porque tiene derecho, Margarita Zavala acudirá al segundo debate presidencial y ahí sabremos con quién está, si con Meade o con Anaya.

Cuarto: imposible que Margarita se quede neutral y garantice con ello la victoria de AMLO

No, no podrá Margarita simplemente retirarse y “dejar en libertad” a sus seguidores de votar por la opción que más les agrade. Ello significaría entregar la Presidencia de México no a un enemigo, pero sí al líder de un proyecto político e ideológico con el que no se identifica: Andrés Manuel López Obrador.

Margarita no se retira para dejar las cosas como están. Deja su candidatura para sumarse a la campaña contra AMLO. Tiene derecho a ello, sobre todo porque lo hace lealmente, ejerciendo un derecho, sin caer en guerras sucias, sin lastimar ni ofender a nadie.

Quinto: ¿cuánto afectará la renuncia de Margarita a López Obrador?

Empezaremos a tener una idea de ello el domingo en la mañana cuando publiquemos en SDP Noticias, el día del segundo debate, una encuesta de Mexico Elige aplicada en Facebook.