La Carpeta:
1 de 10
 
Meter a la fuerza a la actriz Tatiana Maslany en el maletero de un auto fue la experiencia que sacó a Nicole Kidman de sí misma y la enfocó en su papel en Destroyer, un brutal thriller sobre la policía de Los Ángeles // A "Hellboy" le vuelven a poner los cuernos // Ruby Rose es la celebridad más peligrosa en internet.
Staff
octubre 3, 2018, 2:51 pm

Meter a la fuerza a la actriz Tatiana Maslany en el maletero de un auto fue la experiencia que sacó a Nicole Kidman de sí misma y la enfocó en su papel en Destroyer, un brutal thriller sobre la policía de Los Ángeles.

La estaba metiendo en el maletero de ese auto y pensaba: ‘¿qué diablos es esto?’”, recordó Kidman . Por más que ya estemos acostumbrados, las transformaciones de Kidman la sorprenden incluso a ella misma. Y como ha sido tantas veces el caso, su poder de metamorfosis tiene nuevamente maravillado al público de los festivales y a la actriz de 51 años de vuelta entre las posibles contendientes al Oscar.

En Destroyer, de Karyn Kusama, Kidman luce casi irreconocible en el papel de Erin Bell, una ruda detective a la que le queda poca voluntad para la policía o la vida. Su voz es casi un suspiro, su piel una máscara seca y demacrada por el sol, los ojos fríos y vacíos, y además bebe mucho.

La película, que Kusama realizó al estilo de Taxi Driver de Martin Scorsese, coloca a esta antiheroína en el corazón de un género de suspenso que suele ser dominado por los hombres.

Para Kidman lo más difícil no fue la parte exterior del personaje, sino su oscuridad interior.

Kidman coprotagoniza otra película. Boy Erased, en la que interpreta a la madre de un joven (Lucas Hedges) obligado a recibir terapia para dejar de ser gay. Aunque esa película también ha recibido reseñas favorables, parece que es más probable que su actuación en Destroyer le dé su quinta nominación al Oscar. Su primer Premio de la Academia lo ganó en 2002 por The Hours y la más reciente nominación llegó el año pasado por Lion.

Kidman se comprometió a trabajar con directoras al menos una vez cada 18 meses. Esta es su primera colaboración con Kusama, cuyos créditos incluyen Girlfight y Jennifer’s Body, y ella misma buscó el papel, escrito por Phil Hay y Matt Manfredi. Kusama recordó la escalofriante actuación de Kidman en una escena dramática en la que Bell se da cuenta de que algo terrible ha ocurrido.

Los cineastas eligieron filmar los flashbacks con una Bell más joven, una decisión que Kidman reconoció que la desconcertó al principio.

A "Hellboy" le vuelven a poner los cuernos