La Carpeta:
1 de 10
 
No es malo que existan tantos ricos en México, claro que no. Lo jodido es que muchos se enriquezcan corruptamente, lo que es un crimen imperdonable en una nación con decenas de personas viviendo en la pobreza.
Federico Arreola
noviembre 2, 2018, 9:46 am

Leí en la sección de economía del diario El País:

1.- “Vendido: 10 millones por un ático en Canalejas”.

2.- “OHL y el fundador de PokerStars ingresarán 90 millones por los 22 pisos de lujo”.

3.- “La empresa promotora ya ha prevendido 16 viviendas, a un precio medio de 14.500 euros por metro cuadrado”.

4.- “El complejo Canalejas junto a la Puerta del Sol de Madrid avanza a buen ritmo y comercialmente lo hace en paralelo”.

5.- “La empresa promotora que realiza la obra, propiedad compartida al 50% por OHL y el millonario canadiense-israelí Mark Scheinberg, ya tiene prevendidos 16 de los 22 apartamentos de lujo bajo la marca de la cadena Four Seasons, entre ellos un ático por un precio récord de 10 millones”.

¿Quién compró ese ático?. Lo pregunté por el WhatsApp a un amigo madrileño que conoce la trama inmobiliaria  de su ciudad:

Respondió: “Seguro un chino o un árabe, quizá un ruso, pero a estos no les gusta España, no tanto; así que más probable que el ático será de un mexicano… no hay españoles que compren a esos precios”.

Y añadió: "Una pista que quiero ver es que OHL se metió a la corrupción mexicana".

Mala fama tenemos los mexicanos. Por cierto, sobran compatriotas con dinero: invariablemente aparecen en los acontecimientos globales de la gente con poder económico.

Nos damos cuento de ello, tristemente, cuando los mexicanos ricos andan en las listas de las tragedias de hoteles de lujo que se incendian, de aviones que se caen en los más insólitos vuelos...

La tragedia es noticiosa y por esa razón nos enteramos de que perdieron la vida en sus pasatiempos de lujo.

Pero, hay que decirlo, nuestra gente tampoco falta en los torneos de golf de más prestigio, en las competencias de tenis más fifís, en los juegos de la Champions, en los mundiales de futbol, en el Gran Premio de Singapur, en las fiestas elegantes de la realeza europea, en las ferias de arte contemporáneo, en las subastas de cuadros raros y caros…

No es malo que existan tantos ricos en México, claro que no. Lo jodido es que muchos se enriquezcan corruptamente, lo que es un crimen imperdonable en una nación con decenas de personas viviendo en la pobreza.