La Carpeta:
1 de 10
 
De los 30 mil funcionarios públicos federales que el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos tiene detectados sin educación básica, 18 mil forman parte de la población en México sin secundaria.
Staff
noviembre 30, 2011, 10:43 am

De los 30 mil funcionarios públicos federales que el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos tiene detectados sin educación básica, 18 mil forman parte de la población en México sin secundaria. El resto no tiene primaria y 160 resultaron analfabetas. El rezago en los estados no se tiene identificado, pero el INEA ubica a tres alcaldes de Oaxaca, quienes no saben leer ni escribir.

“Cómo podemos exigir policías con mayores estudios si el alcalde es analfabeta. La ley no obliga a los funcionarios públicos a estudiar, tenemos que convencerlos”, dijo Juan de Dios Castro, director general del INEA.

Advirtió que los “sin secundaria” representan uno de los mayores retos para México, pues su aumento es evidente: en 1970 había 4 millones 800 personas mayores de 15 años sin secundaria. Actualmente se registran 16 millones.

Michoacán es la entidad con mayor deserción en secundaria, pues 12 de cada 100 niños la abandonan. Hidalgo es el estado con menor incidencia: sólo 4 de cada 100 dejan trunca su educación media.

Al presentar el informe Estado de la educación de jóvenes y adultos en México, el funcionario explicó que la deserción es una de las causas de que las personas se queden sin estudios de secundaria.

Enumeró los desafíos para abatir el rezago educativo y afirmó que 14 estados no le destinan recursos de su presupuesto a la educación para los adultos, como el Estado de México, Baja California Sur y Guerrero.

No obstante, previó que para 2016 México dejará de ser un país analfabeta. Hoy, de 112 millones de personas sólo 6.9% no sabe leer ni escribir.

De Dios Castro explicó que la Organización de las Naciones Unidas para la Ciencia, la Educación y la Cultura (UNESCO) considera que para declararse libre de analfabetismo, 4% de la población total debe tener esta condición, y reconoció que las comunidades indígenas tardarán más tiempo en abatir este atraso.

Bajo presupuesto

Cifras indican que del grupo hispanohablante, de entre 15 a 29 años, sólo 1.4% es analfabeta, en tanto que en indígenas, en ese mismo rango, se llega a 9%.

Asimismo, 17% de la población hispanohablante de entre 60 y 74 años, es analfabeta, mientras que en los indígenas de esas mismas edades se dispara hasta 56%.

De Dios Castro aseguró que, de 1980 a 2000, 500 mil personas dejaron de ser analfabetas, en tanto que de 2000 a 2010 el número subió a 600 mil.

Dio a conocer que de todos los certificados de secundaria y primaria que se entregan en el país, 17% y 7.6%, respectivamente, son expedidos por el INEA, instancia que, dijo, no obtiene ni .9% del presupuesto educativo.

// El Universal