La Carpeta:
1 de 10
 
Los diputados tricolores tendrán cataclismo por el liderato porque el pocabrasa Cienfuegos siente que ya la tiene amarradita pero no considera que Álvaro Ibarra no está manco, mientras que al Senado todos apuestan doble a sencillo que la ineficiente dupla de Mendoza y su amiguita se quedarán en el camino.
Chava Portillo
febrero 9, 2018, 4:55 am

Si usted es uno de los iluminados que entiende la magia que cubre el manual de medios y procedimientos electorales considérese afortunado porque no son muchos los que gozan de esa divina providencia.

De por si estaba enredada la pita, ahora que inventaron a los independientes es un galimatías digno para cerebros “harvarianos”, entre que piensan, se inscriben, consiguen las exigencias de los registradores, cosechan firmas, las validan y arrancan la campaña,  se antoja una experiencia de titanes además de precandidatos con dinero o buenos patrocinadores porque si no, están fritos amén de empobrecidos.

Inventaron el jueguito pero no dijeron cómo se jugaba para que los bobos, los pobres y los duros de cabeza se queden en la hazaña.

Luego de partirse el lomo y sudar litros en la cosecha interminable de las firmas basta que un badulaque diga: “esta firma es sospechosa” para que desaparezca del registro y si el aspirante no tuvo la ocurrencia o prevención de llevar más para que sobrara, nada más le dicen: “gracias por participar” si es que no lo meten a chirona por andar de fraudulento.

Mientras los que tienen registro de partido se divierten con sus promocionales teniendo solo obligación de mencionar que son PRE candidatos o que el mensaje está dirigido a los miembros de su partido y no a los orejanos.  ¿Cree usted que es justo y necesario?

Otro de los fútiles argumentos es que con las firmas aceptadas tendrán que irse a dormir sin promociones ni reuniones ni pachangas porque esto podría interpretarse en violaciones  y quedar descalificados por andar de acelerados, mientras otros tienen quince años en campaña y sólo tienen que ocultar su mamotreto con una frase tramposa, ramplona y mamona de “ya saben quién”.

Lo único digno de este crucigrama es que hasta el mes de marzo nos dejarán de atormentar con sus mensajes y descalificaciones de personajes que después de ser electos nunca más los volveremos a encontrar salvo que anden en campaña.

Para fines prácticos y al menos por Monterrey ya está la calabaza, intenta reelegirse Adriancito el pequeñín,  tumbaron a Roberto Adame de independiente y se irá por una diputación local por el partido anaranjado el del sonsonete del escuincle, evitando que gaste más dinero y con posibilidades reales de llegar a tierra prometida. Aldo Fasci que se proyecta como seguro ganador por su verbo y capital acumulado y me refiero a su persona, el “Pato” Zambrano servirá de comino a la reyerta. Fuera de esos,  los demás son pérdida de tiempo y gastar el parque en urracas desnutridas.

Los diputados tricolores tendrán cataclismo por el liderato porque el pocabrasa Cienfuegos siente que ya la tiene amarradita pero no considera que Álvaro Ibarra no está manco, mientras que al Senado todos apuestan doble a sencillo que la ineficiente dupla de Mendoza y su amiguita se quedarán en el camino.