La Carpeta:
1 de 10
 
Atacados a balazos en un depósito del municipio de Apodaca, por negarse a pagar cuota a un grupo de la delincuencia organizada, las víctimas son dos hermanos, que se negaron acceder a los chantajes de los delincuentes.
Staff
mayo 11, 2018, 9:42 am

Aumenta a dos las víctimas que fueron atacados a balazos en un depósito del municipio de Apodaca, por negarse a pagar cuota a un grupo de la delincuencia organizada.

Las víctimas son dos hermanos, que se negaron acceder a los chantajes de los delincuentes, quienes fueron amenazados la semana pasada.

La Fiscalía General de Justicia del Estado, informó que uno de los hermanos falleció en el lugar de los hechos y el segundo logró sobrevivir varias horas en una clínica del Imss, pero finalmente perdió la batalla contra la muerte.

Los trágicos hechos se registraron la noche del pasado miércoles, en un depósito, ubicado en la calle Julián Treviño y Río Amazonas, en Jardines de Huinalá, en Apodaca.

Trascendió que esa noche los hermanos estaban afuera del depósito, cuando llegaron hombres armados y bajaron de una camioneta que se estacionó frente al local.

En ese momento accionaron sus armas de alto poder contra los comerciantes.

Desafortunadamente, en el lugar, pereció el dueño del depósito de nombre Roberto Elizondo Ovalle, de 40 años.

Se calcula que el implicado tenía más de diez impactos de arma de fuego en todo su cuerpo.

Los paramédicos de Protección Civil de Apodaca, lograron rescatar al otro hermano de nombre Rodolfo Elizondo Ovalle, de 38 años, quien recibió cinco balazos.

El hombre fue auxiliado con vida y trasladado a la Clínica 67 del IMSS, en donde esta madrugada reportaron su muerte.

La Fiscalía General de Justicia, mencionó que se está integrando una carpeta de investigación, para dar con los responsables.

Indicaron que los sicarios presuntamente, se hicieron pasar como integrantes del Cartel del Noreste, que domina esta zona de Apodaca, Escobedo y la zona norte del estado.

Mencionaron que los sujetos pretendían cobrarles una cuota mensual de 30 mil pesos, que los hermanos consideraron injusta e imposible de cubrir.

Sin embargo, esto hizo enfurecer a los pistoleros, quienes mencionaron que no contaría con la protección de dicha agrupación delictiva.

Desafortunadamente, las amenazas fueron reales y fue el miércoles, cuando se registró el ataque.

// El Porvenir