La Carpeta:
1 de 10
 
No alcanzo a comprender cómo esperan nuestros políticos que se les tome en serio cuando son capaces de en medio de la quemazón jugar con bidones de gasolina llenos de agujeros.
Francisco Tijerina
junio 7, 2018, 7:24 am

 

“Para algunos el sentido común es el menos común de los sentidos.” // Yomero

 

No alcanzo a comprender cómo esperan nuestros políticos que se les tome en serio cuando son capaces de en medio de la quemazón jugar con bidones de gasolina llenos de agujeros.

¿Cómo interpretar de otra manera la insulsa, pero sobre todo inoportuna  e insultante postura de la diputada Maribel Villalón, del PRI, y Marcos Mendoza, del PAN, quienes exigieron al Gobierno del Estado una mayor coordinación con la Comisión Estatal Electoral para dar seguridad a los distintos candidatos que andan en campaña.

La premisa de la diputada Villalón no tiene desperdicio: “ella ha escuchado que varios han sido amenazados”. Entendemos pues que nuestra legisladora hace leyes de oídas, por lo que le platican o escucha.

Es verdad que en otras entidades del país distintos candidatos han sido objeto de atentados y lamentablemente algunos han sido asesinados, pero ocurre que en Nuevo León esto no ha ocurrido.

Por otra parte, la declaración deja ver en plena campaña una absoluta, pero sobre todo aberrante insensibilidad de los dos legisladores que, ahora sí, se preocupan mucho por la seguridad (obvio de sus compañeritos), cuando en dos años y medio no se han molestado en mejorar el estado de las cosas para que los nuevoleoneses tengamos mejor seguridad en nuestras personas y bienes.

Llegas pues a la conclusión de que de manera frívola y superflua Villalón y Mendoza tienen la osadía de, una vez más, politizar y partidizar algo tan delicado como lo es la seguridad y todo por el simple deseo de perjudicar la imagen del Poder Ejecutivo.

Sería recomendable que tanto ello como sus compañeros se dejasen de cuentos, llamados y exhortos y se pusieran a trabajar, aunque sea estos pocos meses que le quedan a la actual Legislatura, en cosas de provecho, así lo hagan por dignidad o vergüenza, por decir que por lo menos hicieron UNA cosa de beneficio y no que estuvieron calentando la curual, levantando la mano y cobrando religiosamente por hacer grilla y nada del trabajo para el que fueron electos.

¿Y todavía preguntan que por qué la gente no los quiere?