La Carpeta:
1 de 10
 
Ni cómo ayudarlos. Si ayer criticábamos al diputado local de Nuevo León Juan Carlos Ruiz por anteponer sus preferencias personales y legislar para que los perritos puedan acceder a oficinas públicas, hoy toca hacerlo a Karina Barrón y Juan Manuel Cavazos, de Movimiento Ciudadano y el PRI, respectivamente, por continuar la mala praxis.
Francisco Tijerina
septiembre 13, 2018, 9:17 am

“El sabio puede cambiar de opinión. El necio, nunca”

Immanuel Kant

 

Ni cómo ayudarlos. Si ayer criticábamos al diputado local de Nuevo León Juan Carlos Ruiz por anteponer sus preferencias personales y legislar para que los perritos puedan acceder a oficinas públicas, hoy toca hacerlo a Karina Barrón y Juan Manuel Cavazos, de Movimiento Ciudadano y el PRI, respectivamente, por continuar la mala praxis. Y es que resulta respetable el que les guste el box (a mi me gusta), pero de eso a que anuncien que pactaron el etiquetar recursos dentro del Presupuesto de Egresos del 2019 para la práctica del box, como que hay mucho trecho. Y ya en su euforia boxística ambos legisladores cruzaron una apuesta de 10 mil pesos sobre la pelea de este fin de semana del Canelo Álvarez y Gennady Golovkin, en la que el perdedor apoyará con 10 mil pesos en equipamiento y guantes a gimnasios en sus respectivos distritos. Para darle sentido a su ponencia los diputados aseguran que buscan con la promoción del deporte el alejar a los niños y jóvenes de las drogas. Lamentablemente no será con 10 mil pesos ni con las intenciones de “etiquetar recursos” como esto se consiga. Los dos diputados, que ya tienen tablas y tiempo como para andarse haciendo los desentendidos, pasan por alto que aunque se puede, no se debe legislar sobre las rodillas, con simples ideas u ocurrencias y menos atendiendo a sus gustos personales, al estilo de Juan Carlos Ruiz. Si van a apoyar el box como una forma de rescatar jóvenes de las drogas y la violencia, que lo hagan bien, mediante programas y proyectos concretos, con maestros especializados, bajo un programa y estrategia definidos, con metas y objetivos tangibles y sobre todo medibles, con patrocinadores que apoyen además la realización de torneos y campeonatos, que la meta sea buscar y sacar de aquí peleadores de talla mundial, que hombre, no sólo de futbol vive el hombre. Pero lo de Barrón y Cavazos es llamarada de petate, es montarse en la coyuntura de la pelea del fin de semana para abrirse un espacio en los medios y luego volver a salir pagando la apuesta. Siguen tercos de pegarle al “Tío Lolo” en lugar de atender cuestiones de verdadera relevancia y urgencia en Nuevo León. Claro, es más sencillo ponerse los guantes “de mentiritas” que asumirte con responsabilidad y hacerlo con verdad para afrontar los problemas de nuestra entidad. Sin diputados light, bastante tercos.