La Carpeta:
1 de 10
 
.
Staff
agosto 4, 2016, 8:35 am

trump-int

Los libros de historia se encargarán de describir la forma en que, estos últimos cinco días, sepultaron las ambiciones presidenciales de Donald Trump, o lo catapultaron hacia la oficina oval de la Casa Blanca. Para que esto último ocurra tienen que pasar dos cosas; que Trump consiga desafiar las leyes de gravedad electoral, desatando un tsunami de electores blancos y que las minorías hispana, negra, asiática, la comunidad gay y el electorado femenino —que representa más del 50% del padrón electoral—, le cedan el paso el próximo mes de noviembre.

Para la mayoría de los expertos, este escenario es altamente improbable. Pretender que la realidad se ajuste a los sueños presidenciales de Trump, en lugar que éste escuche al electorado, es una receta segura para el fracaso. “Si lo que Donald Trump intenta es perder las elecciones, creo que está siguiendo el camino indicado”, aseguró David Axelrod, el hombre que revolucionó las campañas electorales y allanó el camino de Barack Obama a la presidencia en 2008, informa La Jornada.

// Medios