La Carpeta:
1 de 10
 
Esperando el cambio de luz de un semáforo en la Macroplaza de Monterrey hace un par de días me tocó ver a una persona tirar al suelo la bolsa plástica de unas frituras que acababa de engullir y si es asunto es grave déjeme platicarle que lo hizo justamente a un lado de un cesto de basura instalado en un poste.
Francisco Tijerina
septiembre 14, 2018, 9:16 am
         

“Con un polvo y otro polvo se formó la polvareda”.

Canción popular

Esperando el cambio de luz de un semáforo en la Macroplaza de Monterrey hace un par de días me tocó ver a una persona tirar al suelo la bolsa plástica de unas frituras que acababa de engullir y si es asunto es grave déjeme platicarle que lo hizo justamente a un lado de un cesto de basura instalado en un poste.

Pensé si recriminar al sujeto o bajar del auto para recoger la bolsita, pero en eso cambió la luz y el conductor del auto detrás del mío ya estaba accionando el claxon para que me moviera, así que me quedé con las ganas.

Por otra parte, no han sido pocas las ocasiones en que me ha tocado escuchar airados reclamos ciudadanos hacia la autoridad porque dicen “no hacen nada, la ciudad (refiriéndose al área metropolitana) se ve sucia”. ¿Cómo no verla sucia si nosotros mismos nos encargamos de mantenerla así?

El pasado 2 de septiembre, sólo ese día, el municipio de Monterrey recolectó 100 toneladas de basura que taponaban parrillas de alcantarillas de drenaje. Esa es muchísima basura que no llegó ahí por obra de la casualidad o un error, fue por la sistemática desidia e importamadrismo de los regiomontanos.

Y parece que no, que es una bolsita, una colilla de cigarro, una envoltura, un papel, que se van juntando hasta reunir 100 toneladas. Hay quienes se escandalizan cuando observan imágenes de colchones o sillones entre la basura que tapa las coladeras, pero lo hacen sin evitar el tirar algunos desperdicios menores.

Es necesario entender, toda es basura y la basura de todos se vuelve en nuestra contra, porque al tapar las parrillas del drenaje se hacen inundaciones que nos ponen en riesgo, pero también esas acumulaciones de agua desbaratan el pavimento provocando baches.

Probado está, no es amenazando con multas a los cochinos, sino creando conciencia como vamos a avanzar. Está muy a todo dar el tema de evitar el uso de popotes plásticos que ahora está en boga, pero en Monterrey debemos ser más insistentes y machacar hasta el cansancio sobe el tema, si realmente deseamos avanzar como sociedad.