La Carpeta:
1 de 10
 
Aún no llega Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia y ya su movimiento se empieza a resquebrajar en la lucha por el poder. Triste caso.
Francisco Tijerina
octubre 9, 2018, 8:30 am

“Aclaración no pedida, acusación manifiesta” Máxima jurídica

Aún no llega Andrés Manuel López Obrador a la Presidencia y ya su movimiento se empieza a resquebrajar en la lucha por el poder. Triste caso.

Sucedió en el Congreso de Nuevo León en donde de la nada un grupo de diputados determinó que había que cambiar a la coordinadora de la bancada, Claudia Tapia y en dos días le montaron un golpe de estado para tomar el poder.

Lo grave, lo triste, lo preocupante, es que hay voces que aseguran que la traición se orquestó desde otro partido siguiendo la vieja estrategia de “divide y vencerás”.

Congruente y valiente Claudia Tapia denunció los hechos pero dijo que se mantiene firme en Morena, pero aquí hay que preguntar, ¿es que esos diputados que hoy encabezan la fracción realmente representan el ideario, aspiraciones y proyecto de Andrés Manuel?

Ser coordinador de Morena en el Congreso de Nuevo León no es poca cosa; es la segunda fracción en número de diputados y una de las que lleva mano en las decisiones administrativas del Legislativo en todo y cuando digo en todo hablo del destino de recursos y decisiones importantes.

A Claudia Tapita le tocó aprender por la mala que no bastan las buenas intenciones y que en ese mar de tiburones que es el Congreso los ataques pueden ser orquestados desde dentro, pero ideados desde afuera.

¿Sabrán en realidad AMLO y Yeidckol lo que ocurre? ¿Les habrán informado del perfil de quienes hoy aseguran ser la cabeza visible de una serie de movimientos ordenados desde la dirigencia nacional de su partido?

Tan evidente es el asunto que al nuevo coordinador, el expriista Ramiro González, sólo le faltó ponerse a cantar aquello de “yo te lo juro que yo no fui”, porque en la conferencia de prensa en la que se presentó a los medios declaró: “ "El fin de semana hubo unos movimientos, unos movimientos que son de unidad, el partido me da la confianza de ser el nuevo coordinador de la bancada en el Congreso del Estado y acepté con mucho gusto esta invitación... estoy seguro que si le preguntan a Claudia ella dirá lo mismo, que vamos en unidad, estamos en unidad totalmente... todo fue en unidad y estamos en unidad".

No pues bien unidos, no hay duda.

Tantas disculpas lo único que dejan claro es que González se sabe culpable y busca cómo quitarse el pecado.

¿De verdad les permitirán en la capital que un grupito manejado desde una instancia externa los controle y represente?

Tanta “unidad” me conmueve.