La Carpeta:
1 de 10
 
En coordinación con la Universidad de California en Davis, el Tecnológico de Monterrey trabaja en la implementación de un Consorcio para la Eficiencia Energética en Edificios no Residenciales.
Staff
abril 16, 2018, 8:35 am

En coordinación con la Universidad de California en Davis, el Tecnológico de Monterrey trabaja en la implementación de un Consorcio para la Eficiencia Energética en Edificios no Residenciales.

Denominado “Consorcio E3”, el proyecto está encaminado a generar capacidades humanas a través de la capacitación de profesionales y la adquisición de equipos especializados para reducir los consumos de energía en México.

Científicos del Grupo de Investigación con Enfoque Estratégico en Energía y Cambio Climático de la institución educativa, indicó David Garza Salazar, Rector del Tecnológico de Monterrey, sumarán esfuerzos con sociedad y gobierno para eficientar el consumo de energía.

“Este tipo de colaboración que se está dando aquí de nueva cuenta es un momento en el que confluyen: la industria, la academia y el gobierno, lo que hemos llamado en otras ocasiones como la triple hélice y que hace posible que las iniciativas avancen más rápido y tengan un alto impacto”, expuso.

Participan también empresas como Technifoam, Senda, Vitro, JAR Electronics, NRGY, Inventive Power, y la Secretaría de Desarrollo Sustentable de Nuevo León, quienes respondieron a una convocatoria emitida por la Secretaría de Energía y el Con- sejo Nacional de Ciencia y Tecnología.

Durante cuatro años, los involucrados trabajarán dos proyectos, uno de los cuales se  aplicarán tecnologías de enfriamiento evaporativo indirecto a los equipos de aire acondicionado en edificios no residenciales en regiones de clima árido.

El segundo consistirá en la implementación de un laboratorio de iluminación que permita evaluar diferentes tecnologías y certificar equipos en pro de la eficiencia energética.

“En este Consorcio vamos a monitorear el clima de recintos cerrados en tiempo real por lo que estaremos instrumentando cuatro edificios: uno de aulas, otro de gobierno, uno de oficinas, y una tienda de conveniencia.

“Mediante programas de simulación especializados vamos a conocer el desempeño y a evaluar los equipos nuevos de enfriamiento indirecto para conocer las cifras de reducción en el consumo de energía”, agregó Carlos Rivera.

// El Porvenir