La Carpeta:
1 de 10
 
La Comisión Federal de Electricidad (CFE) tiene contemplados abrir en los próximos años, ocho parque eólicos que generarán 2 mil 300 megawatts, dijo su director general Enrique Ochoa Reza, quien, además, dio a conocer que se impulsarán las inversiones en proyectos hidroeléctricos y de geotermia.
Staff
febrero 25, 2015, 5:32 pm

La Comisión Federal de Electricidad (CFE) tiene contemplados abrir en los próximos años, ocho parque eólicos que generarán 2 mil 300 megawatts, dijo su director general Enrique Ochoa Reza, quien, además, dio a conocer que se impulsarán las inversiones en proyectos hidroeléctricos y de geotermia.

En entrevista con EL UNIVERSAL, destacó que en el esquema de la empresa es importante apostarle a la energía renovable y explorar diferentes tecnologías que se desarrollan en los mercados eléctricos del mundo.

Con relación a la ampliación del parque de generación hidroeléctrica, indicó que ya se licitó y asignó a la empresa Omega y Sinohydro la central Chicoasen II en Chiapas, y está en proceso de cambio una más en Oaxaca.

Del impulso a la energía geotérmica, mencionó algunos de los campos que la CFE escogió para la Ronda Cero. Destacan Los Azufres, en Michoacán, donde en marzo se pondrá en operación una nueva unidad de generación llamada Los Azufres III fase uno, con una capacidad de 50 megawatts, y Los Humeros, en Puebla, donde ya se construye Los Humeros III.

En cuanto a las mermas técnicas y no técnicas (robo de electricidad), recordó que en 2012, México perdía 16%, cuando el resto del mundo sólo 6%, por lo que la CFE ha trabajado en ese rubro hasta llegar a 14%.

Sin embargo, afirmó que el compromiso es “mantener el paso y si se puede acelerarlo, sobre todo en la zona metropolitana, y no vamos a parar hasta alcanzar la meta de 6% o 7%”.

En cuanto a los subsidios a la electricidad, puntualizó que esa política “es una definición de Hacienda, no de nosotros. La responsabilidad que cae de este lado es llevar a cabo las obras de infraestructura que te permita hacer una producción baja, y en eso estamos concentrados”.

Aseguró también que la reforma en el sector eléctrico sigue su calendario establecido, y también continúan las inversiones estratégicas para reducir costos de generación y pérdidas técnicas de distribución y transmisión.

En este sentido, negó que la reforma energética haya perdido interés entre los inversionistas.

“Percibo un amplio interés, tanto de empresas del sector petrolero, del acero y eléctrico por invertir en el sector energético”, comentó el director general de la CFE.

Tan es así, añadió, que “a partir de enero de 2016 vamos a entrar a un periodo de competencia, con la entrada en funcionamiento del mercado de generación de energía eléctrica”.

¿Cómo le afecta a la CFE el recorte de 10 mil millones de pesos, tomando en cuenta que originalmente existía un presupuesto de 62 mil 500 millones de pesos para inversión en 2015?

—Continuamos en su totalidad los proyectos de inversión estratégicos anunciados para reducir los costos de generación, en gasoductos, centrales de ciclo combinado, hidroeléctricas y proyectos de reducción de pérdidas técnicas y no técnicas en transmisión y en distribución. Vamos a reducir los gastos de mandos medios y superiores, pues el ajuste está encaminado a que la empresa sea más eficiente.

El costo en servicios personales, nómina y gastos de previsión social de la CFE se estima en 54 mil millones de pesos, además del gasto para pensiones y jubilaciones que están en alrededor de 28 mil mdp, ¿de estas cifras se podría obtener algún ahorro?

—Los gastos de nómina y de pensiones se mantienen como están porque estamos protegiendo a nuestra plantilla laboral y técnica, y todos los paquetes de pensiones se respetan, como se respetan los derechos laborales en CFE; sin embargo, en el rubro de servicios personales, hay un espacio de oportunidad para hacerlo de manera más austera y eficiente.

En el caso de Pemex, ya se dio a conocer que tendrán que hacer un ajuste de personal, en el caso de la CFE ¿habrá algo similar?

—No. Vamos a mantener nuestros técnicos, lo que haremos es revisar los procesos para que sean más eficientes y que sean realizados en un contexto de austeridad. Es decir, (en el caso de personal de confianza y sindicalizados) no vamos a despedir, tampoco vamos a contratar, lo que vamos a hacer es eficientar con el talento humano que tenemos en la empresa.

Dentro de los proyectos, usted comentó que se van a focalizar en los que le permitan consolidar la producción de energía, las pérdidas técnicas y no técnicas, ¿cuáles serán los más importantes?

—Permíteme comenzar con la parte de gas natural. Para hacer esta sustitución (de combustibles caros y contaminantes como el combustóleo y el diesel por gas natural) que nos significa ahorros muy importantes a la empresa y también reducción de costos para los ciudadanos, es un proceso de 3 etapas: la primera es contar con los gasoductos necesarios para llevar el gas natural, de donde se produzca a donde lo vamos a consumir; la segunda es reconvertir aquellas centrales que operaban con combustóleo para que operen con gas natural.

Y la tercera etapa es la licitación, construcción y puesta en operación de nuevas centrales de ciclo combinado, que utilicen ese gas natural pero con la mejor tecnología de punta, con lo cual nos arroja mejores elementos de eficiencia.

Por ejemplo, una planta de combustóleo promedio, genera con un costo de mil 891 pesos el megawatt/hora, si esa planta se reconvierte para que utilice gas, estaría generando a 620 pesos el mismo megawatt/hora, si en lugar de esa planta se pone un ciclo combinado que utiliza gas natural con mayor eficiencia, estaríamos generando a 406 pesos el megawatt/hora.

En el caso de los gasoductos, ¿la IP cumple con los tiempos de entrega y construcción?

—Absolutamente. Todos los gasoductos están fechados, están las empresas responsablemente trabajando y las calendarizaciones avanzando. Todos están cumpliendo en tiempo y forma.

Al finalizar todos estos proyectos, ¿se puede considerar un sistema o faltarían algunas regiones?

—El Programa Nacional de Infraestructura tiene como uno de los propósitos que al finalizar esta administración se incremente el sistema de gasoductos en 75%, pero además que con los proyectos que se están proponiendo se genere un verdadero sistema nacional de gasoductos donde todas las regiones del país tengan acceso al gas y donde el sistema esté interconectado entre sí.

Una parte importante de por qué no teníamos suficiente gas descansaba en que no teníamos suficientes gasoductos para traer gas natural barato de Estados Unidos, entonces, ¿qué es lo que ha hecho Pemex, CFE con el sector privado coordinados por la Sener?, ampliar la red, y aquí tienes el ducto Los Ramones, ya está listo en su fase uno, lo siguiente es la fase dos, que estará lista a finales de 2017.

Todos estos proyectos de inversión (de reconversión y gasoductos) están encaminados a reducir los costos de generación; algunos son proyectos de inversión que la CFE tiene en curso, otros más son procesos licitatorios, en donde el sector privado lleva a cabo la construcción y puesta en marcha, sobre todo en gasoductos.

¿Las centrales de ciclo combinado son con inversión privada?

—Así es, son con inversión privada bajo dos tipos de esquemas. Algunas son lo que llamamos productores externos de energía, lo que significa que se licita el precio nivelado de generación más bajo a favor de CFE y eso arroja un contrato de largo plazo, cercano a los 25 años, en donde un inversionista privado, nacional o internacional, construye y opera la central y vende a la CFE la energía eléctrica que se genera ahí a un precio contratado.

Más tarde, CFE la coloca en el mercado eléctrico o la vende a usuarios. La empresa productiva de Estado lo que hace es licitar ese precio referente a 25 años y le va pagando en distintas exhibiciones el suministro eléctrico a esa empresa.

El otro sistema se llama obras públicas financiadas, ahí se licita también la planta de menor costo, y esta central se construye y pone en operación por parte del sector privado, y en el momento en que esté lista se le transfiere a CFE y se ejecuta el pago a inversiones realizadas.

La CFE tiene todo eso ya presupuestado y lo pagará en el momento en que esté lista la planta. En este esquema el sector privado corre con el riesgo de construcción y puesta porque hasta que está lista se paga. La reforma energética nos permite ver otros mecanismos de financiamiento y estamos en el proceso de estudiarlos para distinguir cuales son los más convenientes para CFE y sus usuarios.

Todo ese plan de los tres pasos: gasoductos, reconversiones y centrales, va conforme a calendario.

¿Existen planes para energía renovable?

—La reforma nos da la oportunidad de impulsar la energía renovable, por lo que CFE tiene contemplados abrir en los próximos años, ocho parque eólicos que estarían incorporando una capacidad de 2 mil 300 megas.

En México, cuando no había mercado ni competencia, esos proyectos no tenían mucho sentido, pero en el actual esquema es importante apostarle a la energía renovable y explorar las diferentes tecnologías que se desarrollan en los mercados eléctricos del mundo.

Debemos seguir ampliando nuestro parque de generación hidroeléctrica, por lo que ya se licitó y asignó a la empresa Omega y Sinohydro, la central Chicoasen II en Chiapas, estamos también en el proceso de una repotencialización de una central en Oaxaca y vamos a llevar a cabo los estudios para ver en cuales de nuestras centrales hidroeléctricas implantamos la tecnología de rebombeo.

En esta administración vamos a impulsar las inversiones en proyectos hidroeléctricos, porque son renovables, son constantes y son mecanismos que nos permiten generar energía eléctrica de bajo costo.

Lo mismo pasa con la geotermia, al ser constante y renovable tiene muchos beneficios.

Siguiendo el calendario que establece la reforma energética, la CFE envió el último día de enero una solicitud de ronda cero de geotermia a la Sener, donde establecieron los diversos campos que la Comisión Federal de Electricidad ha estudiado, y que con distintos estudios que respaldan la capacidad técnica, financiera y operativa, solicitamos sean campos donde podamos llevar a cabo trabajos futuros.

¿Y cuáles son los campos que les interesan?

—Donde ya tenemos un camino recorrido muy amplio, en Los Azufres, Michoacán, en marzo estará lista para ponerse en operación una nueva unidad de generación llamada Los Azufres III fase uno, son 50 megawatts de capacidad instalada, y este semestre anunciaremos el proyecto de inversión Los Azufres III fase dos, que va a merecer un proceso licitatorio para poder incorporar una unidad adicional de generación geotérmica.

Pero eso también pasa en Los Humeros, en Puebla, se va a también definir una licitación que se va a llamar Los Humeros III fase A, de 25 megawatts, ya está en construcción y entrará en operación en abril de 2016, y probablemente a principios del siguiente año, licitaremos Los Humeros III fase B, que corresponde a una unidad de 25 megawatts para que entre en operación en abril de 2019, además de Michoacán y Puebla, tenemos en Baja California proyectos de geotermia.

Hay muchas otras regiones del país que tienen mucho potencial, la Sener, a partir de haber recibido la propuesta de ronda cero, tiene 120 días para determinar cuáles de los campos solicitados se le otorgan a la CFE y cuáles se sumarán a aquellos que no solicitamos para rondas uno, dos, tres y subsecuentes, donde participara el sector privado por sí solo, y la CFE, asociado con ellos también en competencia para proyectos futuros.

En estos que ya tiene contemplados, ¿la inversión proviene únicamente de la CFE?

—Son proyectos que van bajo el mismo esquema, sin embargo, gracias al nuevo contexto jurídico, estamos abiertos a asociaciones estratégicas o joint ventures en materia de energías renovables, tanto hidroeléctrica, geotérmica, fotovoltaica o eólica.

En generación eólica tenemos ocho proyectos en Tamaulipas y Oaxaca. Los tenemos vislumbrados, tenemos estudios técnicos, la posible calendarización y estamos en tiempo, pero estamos esperando las reglas del mercado y las reglas de los certificados de energía, los certificados ambientales.

Cuando nosotros conozcamos la resolución de las reglas, podremos calendarizar mejor nuestros proyectos de inversión eólicos y fotovoltaicos, pero lo que sí está claro es que durante esta administración, vamos a impulsar al menos estos ocho proyectos con una capacidad estimada de 2 mil 300 megawatts, con una inversión de cerca de 52 mil millones de pesos.

¿Cuál es plan de la Comisión para el combate a las pérdidas técnicas y no técnicas?

—En cuanto a pérdidas técnicas y no técnicas en distribución y en transmisión es un tema muy importante. En 2012, México perdía 16% en pérdidas técnicas y no técnicas, cuando el resto del mundo sólo perdía 6%.

Las pérdidas técnicas son las que se dan por falta de mantenimiento y modernización de los equipos, las no técnicas son diablitos, bypasses así como la cultura de no pago. La pérdida el año pasado atribuible al propio sistema (pérdidas técnicas) fue de 33 mil 318 millones de pesos; las pérdidas no técnicas (robo de energía eléctrica) ascendieron a 16 mil millones, lo que en conjuntas ascendió a 49 mil 384 millones de pesos. La naturaleza de este problema es que tiene gran variación territorial, tenemos 16 regiones en el país, esas regiones arrojan resultados diferentes, cuando se empezó a contabilizar con mayor exactitud, a partir de que Luz y Fuerza del Centro dejó de brindar el servicio, se muestra que en la región que atendía se reportaban pérdidas de 34%, 29% y 25%. Se ha trabajado con directores anteriores y por lo que me corresponde a mí, en reducir dichas pérdidas.

Hay regiones como la Golfo norte, en Monterrey, que está perdiendo 10% cuando el objetivo es 6%, y el compromiso es que de aquí a 2018, año con año, mejoremos estos indicadores, para cerrar entre 10% y 11% a nivel nacional, para que la siguiente generación de mexicanos lo lleve a 6% o 7%, que es donde debemos estar. Ya vamos en 14%, debemos mantener el paso y si se puede acelerarlo, sobre todo en la zona metropolitana, pero no vamos a parar hasta que alcancemos la meta del 10% u 11%.

¿Han mejorado las tarifas eléctricas?

—En relación con las tarifas, si se contrasta la de febrero de 2014 contra la de febrero de 2015, ha caído en 23.5%; la industrial ordinaria del mismo periodo, ha bajado en 16.3%; en la domestica alto consumo, ha habido una reducción del 6% en el precio del kilowatt/hora; en la doméstica de bajo consumo, es la de mayor subsidio, cada año subía en 4%, el presidente Peña Nieto marca un decreto donde ya no sube 4%, de hecho baja 2%.

¿Cuándo se dejará de subsidiar la electricidad?

—La política de subsidios es una definición de Hacienda, no de nosotros. Una vez que empiece el mercado de generación en enero del año que entra (2016), y una vez que se establezcan claramente las tarifas reguladas de transmisión y distribución, se establecerá con toda claridad y transparencia la tarifa eléctrica, y esa tarifa parte de un principio básico establecido en la ley, la generación de más bajo costo se despacha primero.

Se va a llegar a un esquema donde el régimen tarifario sea competitivo, si a partir de ese espacio de competencia, el Estado fija una política de subsidios, es una decisión que no emana del sector eléctrico.

La responsabilidad que cae de este lado es llevar a cabo las obras de infraestructura que te permita hacer una producción con menores costos y con energía barata, y en eso estamos concentrados.

¿Cómo se reducirán con la reconfiguración las tarifas en generación de electricidad?

-En un contexto de competencia que iniciará a partir de enero de 2016, con la entrada en funcionamiento del mercado de generación eléctrica. van a despachar por ley, primero las plantas d e menor costo, entonces todas aquellas plantas que estén aquí despachan primero. Todo el parque de generación que tuvo CFE, en combustóleo, en un contexto que no había mercado, parecía que habían pocos incentivos para modernizar, pero con la reforma el incentivo es claro.

En esta coyuntura de recortes presupuestales y bajos precios de petróleo, ¿hay condiciones para acelerar la reforma energética o pierde atractivo ante privados?

—En el sector eléctrico, la reforma sigue su calendario establecido de ejecución, y las inversiones estratégicas diseñadas para reducir los costos de generación, y reducir las pérdidas técnicas de distribución y transmisión se mantienen.

En reunión con el secretario (de Energía) Pedro Joaquín y el director (de Pemex) Emilio Lozoya percibí un amplio y generalizado interés por invertir en México en el sector energético, tanto de empresas del sector petrolero, del acero y eléctrico como empresas de tecnología y de servicios. He recibido múltiples inversionistas nacionales e internacionales que están muy activos en la participación de estos proyectos de inversión, incluso tenemos muchas empresas interesadas en las nuevas modalidades de inversión. Estamos en un contexto de mucho interés del sector privado.

NUMERALIA

33,318 MILLONES DE PESOS El monto de las pérdidas que padeció la CFE por fallas en sus sistemas de distribución.

16,000 MILLONES DE PESOS. Las pérdidas no técnicas (robo de energía eléctrica) tuvo la Comisión en 2014.

52,000 MILLONES DE PESOS Planea invertir la CFE para construir ocho proyectos eólicos y fotovoltaicos en el país.