La Carpeta:
1 de 10
 
El tercer candidato fue hecho a imagen y semejanza del galán de telenovela, facturado por su estrella publicista, el cascarón vacío vuelto Totalmente Palacio. Esa imagen desdibuja el contexto político, relega el orden civil atrás de un velo sentimental.
Staff
junio 28, 2012, 11:09 am
Las fresas del olmo

Por Carmen Boullosa

EL UNIVERSAL

Uno: ¿vaso medio lleno, vaso medio vacío?

Es posible resistir la depresión y ver el vaso medio lleno: México terminará estas elecciones mejor de lo que era antes de comenzarlas. Con los 132s se craqueló la costra de la indiferencia cómplice y la estulticia. Los jóvenes hicieron visible la ya existente red de resistencia contra el ejercicio abusivo y/o inepto del poder estatal y del mediático.

El vaso está (también) medio vacío: gane el que gane, el país quedará lastimado, cojeando por el proceso electoral. El proceso es caníbal por la desaforada derrama económica de las campañas que no crea infraestructura o conciencia sino parásitos ocasionales. Parásitos de mil formas, desde el lamentable que se deja sobornar por una torta y una camiseta, al que encuentra empleo ocasional o el que hace negocios jugosos. Mejor sería para el país inventar y estructurar algo más elegante, sustentable y productivo que estadios llenados a camionazos, calles atestadas de basura visual y de difícil desecho, comerciales hueros (aunque los silbidos en las salas de cine a los partidos balines, bien valen una misa).

Recojo otro moquete a la ciudadanía del contenido de las campañas: los aspirantes se entrometieron al territorio de la vida privada, amalinchando a sus posibles votantes. Uno se anunció “amoroso” (para neutralizar su filo izquierdista, el único atractivo que tiene), otra incitó a la veda de lo que muy pudorosamente llamó “cuchi cuchi”. El primero posó como un padre, hermano o amigo, la segunda convirtió a la legendaria Lisistrata en monja obediente, cerradas las piernecitas para obedecer a la abadesa. Pero un candidato no debe ser un familiar o una guía espiritual, sino un político, un posible Presidente.

El tercer candidato fue hecho a imagen y semejanza del galán de telenovela, facturado por su estrella publicista, el cascarón vacío vuelto Totalmente Palacio. Esa imagen desdibuja el contexto político, relega el orden civil atrás de un velo sentimental.

Si fue una suerte que el candidato de las izquierdas disolviera sus facultades amorosas en asunciones políticas, más o menos verbalizadas, la vergüenza sobrevino cuando previno al votante: los matrimonios legales que no contengan una Eva y un Adán, sino dos Adanes o dos Evas, y el derecho de la mujer a decidir sobre su cuerpo, quedarían sometidos a votación pública. ¡Horror! Brincamos del ámbito de la vida privada, donde no debimos entrar en una contienda política, al acarreo de los derechos elementales hacia una posible hoguera.

El cuarto candidato abordó apropiadamente temas relacionados con la vida privada en los que el orden público debe intermediar para defender derechos ciudadanos. Un verdadero miscast, porque a su partido lo alimenta la líder sindical que ha sabido beneficiar sus bolsillos con porciones del presupuesto asignado para la construcción de espacios democráticos. Primero se violaron las cuotas de los trabajadores para levantar trampolines donde practicar ejercicios megalomaníacos de su desprecio por lo colectivo, después La Mano Peluda entró en las causas mencionadas para atrapar votantes incautos. Qué triste indecencia.

Visto el vaso medio vacío, terminamos las campañas medio Malinches otra vez. O Lewinskys, exhibidas nuestras o sus intimidades para ganar adeptos.

Además, distraídos en hacernos piojito, los candidatos olvidaron hablar del territorio nacional controlado por el narco, de la trata de personas, de los setenta mil cadáveres que la guerra ha sembrado, ni las víctimas ni sus deudos fueron asumidos con responsabilidad en sus agendas. Más se concentraron en el territorio del sofá –inexistente en la mayoría de los hogares- que en asuntos candentes, impostergables.

El vaso en las manos está en condiciones que no imaginamos hace doce o quince años, empañado y despostillado. El voto es inevitablemente político y sí afectará a la vida social. Tanto como la violencia, la inequidad y la corrupción exigen atención urgente. Yo voy por el de izquierdas, no por fan, con los demás se acrecentará todavía más la debacle.

Dos: Recomendaciones

En el Museo de la Memoria y la Tolerancia, las impecables fotografías de Andy Goldstein, “Vivir en la tierra”. En asentamientos informales o “ciudades perdidas” (literalmente perdidas, las más no aparecen en google-maps, aunque más de la mitad de los habitantes de la tierra moren hoy en “fabelas”), el fotógrafo tomó retratos en entornos domésticos. Los modelos posaron a su elección. El efecto es mítico, mágico, deprimente. Hay mucho qué pensar en las fotografías.

Está en cartelera la película excepcional “Indiferencia” –“Detachment”-, con Adrien Brody, inteligente, cimbra, importa. No se la pueden perder. Los actores son excepcionales, como el guión y el director.

También es imperdible la peli Colosio de Bolado, espléndida, aunque en un punto clave se le va el patín: si es realismo, yerra en algo elemental, la historia imaginaria que corre paralela a la real, no es factible: ¿para qué iba a encargar una investigación escrupulosa el autor del crimen?