La Carpeta:
1 de 10
 
La orfandad partidista de José Antonio Meade no será llenada por una estructura infiel. La lógica de Eruviel no jala. Los priistas están opacados por las encuestas y quieren dar luz estructural al Día D. Así no funciona. Ese domingo de julio, si los ciudadanos salen a votar en un buen porcentaje, será un domingo de AMLO. Lo demás, las encuestas, la estructura, serán sólo un mito, no genial, sólo mito.
Jose Jaime Ruiz
junio 11, 2018, 11:07 am

Leo en SDPnoticias: “El vicecoordinador de la campaña presidencial de Todos por México, Eruviel Ávila, aseguró que aún hay tiempo para remontar y ganar la elección, debido a que cuenta con la mejor estructura y bases que se coordinarán el día de las votaciones.

“Reunido con simpatizantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en el estado de Colima, señaló: ‘yo les puedo confirmar sin duda alguna que la estructura mata encuesta y que la mejor encuesta es la que vamos a tener el primero de julio’.”

Voto mata estructura, voto mata fraude. México no es el Edomex, a pesar de que vuelquen todos los recursos de las secretarías a la elección.

La compra de votos ya no sirve, recoger credenciales de elector no funciona. El voto masivo inmoviliza al INE ante el fraude e invalida cualquier artimaña posterior del Trife.

El problema para Morena son las casillas, ¿cuántas ha estructurado? ¿En cuántas tiene real presencia en el país?

La crítica de Eruviel va por ahí. El problema para el PRI es que ya no pueden mover la dizque “formidable maquinaria” a favor de José Antonio Meade. Hay un divorcio entre Los Pinos y el PRI. El asunto es quiénes se “matrimonian” primero con Morena, ¿Los Pinos o el PRI? ¿Y a Morena qué le conviene? ¿La élite de Los Pinos o las bases del PRI?

Resquebrajada en regionalidades, la estructura del PRI ya no es centralista. Dictar desde el Olimpo de Los Pinos carece de definiciones.

La Presidencia Imperial del PRI (de la que nos hablaba Enrique Krauze) falleció. Existen condiciones para un nuevo régimen. O al menos para el cambio en el régimen. El PRI le apuesta a la estructura, es decir, al fraude. El ejercicio plural y masivo del voto anula estructura y fraude.

La orfandad partidista de José Antonio Meade no será llenada por una estructura infiel. La lógica de Eruviel no jala. Los priistas están opacados por las encuestas y quieren dar luz estructural al Día D. Así no funciona. Ese domingo de julio, si los ciudadanos salen a votar en un buen porcentaje, será un domingo de AMLO. Lo demás, las encuestas, la estructura, serán sólo un mito, no genial, sólo mito.