La Carpeta:
1 de 10
 
El Inegi informó que en el segundo trimestre de este año, comparado con el primero, el PIB de México se redujo en 0.2%. La Secretaría de Hacienda, en consecuencia, redujo el pronóstico de crecimiento de nuestro país.
FELIX CORTES CAMARILLO
agosto 24, 2016, 6:10 am

felix-nuevo

En los Juegos Paralímpicos de Londres 2012, la representación de México ganó seis medallas de oro, cuatro de plata y once de bronce. Aunque mi edad y la aseveración anterior lo sugieran, no padezco oligofrenia senil ni estoy al servicio del elogio y disculpa del licenciado Alfredo Castillo Cervantes, hasta el día de ayer al mediodía todavía usufructuario, así sea temporal, de la Conade. La representación mexicana a los Juegos Paralímpicos de Londres en 2012 efectivamente trajo un total de 21 medallas y ocupó el lugar número 23 en aquel medallero.

Los Juegos Paralímpicos de verano se realizan casi inmediatamente después de los Juegos Olímpicos de cada cuatro años; como su tímido nombre lo indica, son competencias para quienes sufren discapacidad motriz o mental. Tienen su origen en 1948 cuando los británicos hicieron competencias deportivas para los soldados que en la Segunda Guerra Mundial habían sufrido alguna lesión de consecuencias permanentes. En 1960 tomaron su forma y periodicidad actual.

Río 2016 tendrá lugar del 7 al 18 de septiembre próximos con 165 países inscritos en 22 deportes, en medio de una enorme crisis económica. Sólo se ha vendido 12 por ciento del boletaje y varias delegaciones —a pesar del apoyo pecuniario de los organizadores— no tendrán lana para ir a competir. Los 66 representantes mexicanos esperan que su rendimiento sea mejor que la delegación que fue a Londres. En los 56 años que estos Juegos Paralímpicos se han realizado, México ha ganado un total de 273 medallas: 93 de oro, 88 de plata y 92 de bronce. Ésos son números que, como la cuenta de los perritos, se nos olvidan. A pesar de que el mérito de estos atletas es, por lo menos, doble del que tenemos los “completos”.

Si esos números se nos olvidan por nuestra indolencia, los que no deberíamos pasar por alto son los de nuestra economía. El Inegi informó que en el segundo trimestre de este año, comparado con el primero, el PIB de México se redujo en 0.2%. La Secretaría de Hacienda, en consecuencia, redujo el pronóstico de crecimiento de nuestro país. Antes era de 2.2% a 3.2%, que en términos reales es un pobre crecimiento; ahora será, cuando mucho, de entre 2 y 2.3%. Los especialistas de Bancomer no son tan optimistas y dicen que creceremos 1.8%.

Los especialistas maquillistas de la información nos dirán que con toda la lanota que se gastó en la fiesta final de los olímpicos, Brasil tiene números negativos en su desarrollo y que, comparados con España, la tasa de desempleo es menor y que medidos frente a Zimbabwe estamos en la gloria. Pero a cualquiera que la CNTE no le haya privado de la educación primaria, como lo hace ahora con cientos de miles de niños mexicanos, entiende que un crecimiento económico de 2%, con una inflación de 4% nos hace cada día más pobres. Como individuos y como país. El crecimiento tiene que ser mayor que la inflación, que en México se mantiene atada gracias al consumo interno que sigue siendo alto. Si no crecemos por encima de 6% vamos a seguir estando fritos. En sus buenos años recientes, China e India crecieron al ritmo de dos dígitos, entre diez y doce puntos porcentuales, cifra que no han podido mantener hoy. Pero Brasil, India y China se encuentran bastante lejos. Los números que nos deben importar no son los del medallero olímpico, sino los que afectan a nuestro bolsillo.

¿Vamos a esperar, como con los perritos, a que ya nomás nos quede uno?

LOS TUBOS es una divisón de Buró Blanco S.A. de C.V. Copyright © Monterrey, Nuevo León, México. Páginas web