La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió medidas cautelares para diversas instituciones y dependencias federales, así como al Gobierno de Morelos, a quienes convocó a establecer mesas de diálogo y negociación donde se reflexione sobre las condiciones para realizar la consulta para la construcción de la termoeléctrica en Huexca a integrantes de pueblos originarios y comunidades indígenas.

También para que implementen procedimientos previos que garanticen que la misma sea libre, informada, culturalmente adecuada y de buena fe, además de cumplir con los estándares nacionales e internacionales en la materia.

“La CNDH no se opone a la realización de los proyectos de desarrollo, siempre y cuando respeten los derechos y prevean no vulnerar las prerrogativas de quienes pudieran resultar afectados por los mismos”

La consulta pública está prevista para los próximos 23 y 24 de febrero para determinar la viabilidad de la planta termoeléctrica del “Proyecto Integral Morelos”, sin que a la fecha, todas las comunidades dispongan de información suficiente y oportuna sobre el impacto que dicho proyecto representaría para la salud, el medio ambiente y las condiciones de vida de las comunidades.

De acuerdo con la CNDH, en la zona se pretende operar la termoeléctrica existen “elementos suficientes de gravedad, urgencia y daño irreparable”, por lo que se promueve la protección de los derechos a la vida, seguridad e integridad personal mediante la implementación de medidas cautelares.

Foto propiedad de: Margarito Pérez Retana / Cuartoscuro