El pasado 20 de enero por la noche, los activistas del colectivo “Únete Pueblo” fueron desalojados por oficiales policiacos de su plantón en Palacio de Gobierno. En esa ocasión fue por infracciones reglamentarias. De nuevo se instalaron, y desde entonces siguieron exigiendo un posicionamiento concreto del gobernador Jaime Rodríguez respecto a las tarifas del transporte urbano.

Aunque Rodríguez Calderón ha declarado varias veces que no va a haber “tarifazo”, los activistas exigen que esas declaraciones se determinen a través de un documento oficial, y no sólo por medio de declaraciones.

Esta exigencia cobra sentido cuando apenas este sábado, el Gobernador sugirió que los usuarios del transporte deberían comprender que durante tres años no se han aumentado las tarifas, aunque no consideró el deslizamiento programado en la Tarjeta Feria, que durante tres años dejó al usuario pagando apenas unos 40 centavos abajo del pago en efectivo, que es de 12 pesos.

Así las cosas, y tras casi dos meses de plantón, este domingo 24 de febrero, oficiales de Fuerza Civil desalojaron a los manifestantes del Palacio de Gobierno. El operativo, con un numeroso contingente policiaco, se realizó en la madrugada bajo el argumento de una falta reglamentaria.

En efecto, el Reglamento de Policía y Buen Gobierno del Municipio de Monterrey consigna, en el Capítulo IV, Artículo 17, Fracción XI, que es una infracción por contravenir al Orden Público, “Realizar en las plazas, jardines y demás sitios públicos, toda clase de juegos que constituyan un peligro para la comunidad o colocar tiendas, cobertizos, techos o vehículos que obstruyan el libre tránsito de peatones o de vehículos o afecten la buena imagen del lugar”.

Según la activista Rocío Montalvo, al levantarse un acta notariada de los hechos, se les advirtió que si se presentaban de nuevo a la Explanada de los Héroes, durante la ceremonia del Día de la Bandera, se consideraría como desacato y se procedería a su detención en consecuencia.

Foto: El Porvenir