El presidente Andrés Manuel López Obrador se sumó a la protesta y preocupación de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) por la retención en Venezuela de los periodistas de Univisión, Jorge Ramos y su equipo, por orden del presidente Nicolás Maduro.

“La cancillería tiene autodeterminación. Sí (ratifico la protesta de la SRE), lo que pidió la cancillería (yo lo pido)… Nosotros les tenemos mucha confianza a Marcelo Ebrard”, dijo en conferencia de prensa mañanera de este martes.

Esto porque este lunes Ramos denunció que junto con María Martínez, Claudia Rondón, Francisco Urreiztieta, Juan Carlos Guzmán y Martín Guzmán, fueron retenidos por cinco horas por el gobierno venezolano porque a Maduro le incomodaron las preguntas que le hicieron durante una entrevista.

“Le expreso mi solidaridad desde aquí (a los periodistas). No quiero involucrarme en un asunto que está muy polarizado”.

La SRE solicitó en un comunicado al gobierno venezolano la restitución del “equipo y materiales a Jorge Ramos y a sus colaboradores. Nuestro país hace un llamado al respeto de la libertad de expresión y refrenda su obligación en defensa de la seguridad de los ciudadanos mexicanos en el exterior”.

OFRECE PALACIO NACIONAL PARA UNA REUNIÓN ENTRE LAS PARTES

El ejecutivo reiteró que no se meterá en asuntos de otras naciones y pueblos por mandato de la Constitución, pero llamó a que las partes se reúnan para buscar una solución pacífica: “Convoco respetuosamente a las partes en conflicto, a que se sienten a dialogar y a buscar una salida pacífica”.

Además ofreció Palacio Nacional para que ahí se haga la reunión si las naciones involucradas lo piden.

“Ese papel de intermediación para que haya diálogo lo podrían hacer no sólo los mexicanos, no sólo nosotros, lo podrían hacer los uruguayos, diplomáticos de prestigio mundial, la ONU, incluso hasta el Papa Francisco, que ya lo ha hecho”.

Sobre el llamado del vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, que hizo a México para que reconozca a Juan Guaidó, López Obrador volvió a decir que respetará las decisiones de otros países.