La Policía Metropolitana negó que el paquete descubierto este miércoles en la entrada del Parlamento británico en Londres sea sospechoso, luego de que fue revisado por oficiales especializados quienes descartaron la presencia de algún explosivo.

Indicó que no se reportaron heridos, pero que continuarán las consultas ya que la policía aún trabaja para identificar motivo o sospechosos de los paquetes hallados horas antes en una sucursal del Royal Bank of Scotland (RBS) y la Universidad de Glasgow, en Escocia, así como los encontrados la víspera.

La policía antiterrorista se encuentra en alerta máxima luego de que el martes se descubrieron paquetes sospechosos -con sellos de Irlanda y dirección de retorno en Dublín- en la estación de tren de Waterloo y en edificios cercanos a los aeropuertos de Heathrow y London City.

Esta mañana, una sucursal bancaria de RBS en la ciudad de Edimburgo y varios edificios de la Universidad de Glasgow fueron evacuados luego de que se alertó sobre la presencia de paquetes sospechosos. La policía acudió de inmediato a las zonas y las unidades especializadas efectuaron una revisión.

En el caso del empaque identificado en RBS, la policía señaló que contenía artículos promocionales, mientras que en las instalaciones universitarias se halló un dispositivo explosivo, pero se realizó una explosión controlada, sin que nadie resultara herido.

El subjefe de policía, Steve Johnson, informó que el paquete fue entregado en la universidad este mismo miércoles, pero nadie lo abrió y el personal académico y los estudiantes fueron evacuados como medida de precaución, posteriormente, esta tarde se realizó una explosión controlada.

El subcomisionado adjunto de la policía, Dean Haydon, coordinador nacional de alto nivel para la lucha contra el terrorismo, declaró que hasta ahora no se ha establecido ningún vínculo entre los paquetes ni de éstos con disidentes irlandeses.

Fuentes de seguridad, citadas en diversos reportes de la prensa británica, sugirieron que los sellos irlandeses bien podría ser un intento por hacer que parezcan como si procedieran de Irlanda, pero que tampoco descartarían que en realidad lo fueran.