El presidente Andrés Manuel López Obrador reiteró este lunes su respeto hacia Enrique Krauze y garantizó su libertad de expresión, si bien hizo votos porque el Estado ya no cuente con “intelectuales orgánicos” como en el pasado. A pregunta expresa del reportero Alberto Rodríguez de SDPnoticias sobre el testimonio de Ricardo Sevilla, quien confesó haber trabajado para Krauze en una iniciativa para atacar la imagen del entonces candidato presidencial y evitar su triunfo en la elección de julio pasado, López Obrador señaló:

“No queremos nosotros la polémica; Enrique Krauze es un buen historiador y tiene una postura política no precisamente afín a la nuestra, pero merece todo nuestro respeto; yo he tenido con él algunas diferencias, pero tiene toda la libertad para expresarse, para manifestarse… Nosotros no vamos a perseguir a nadie por sus ideas, no vamos a utilizar al Estado para cuestionar a críticos”.

El mandatario dijo que el Estado debe tener una nueva relación con la esfera cultural para que no haya “intelectuales orgánicos”, como sucedió en sexenios anteriores.

“Es decir, que si los conservadores quieren tener a sus ideólogos, que ellos los financien, que no sea el Estado (…) o que los intelectuales conservadores o liberales se financien ellos mismos. Muchos son académicos, hay hasta maestros eméritos, tienen ingresos asegurados…  pueden escribir un artículo a la semana o dos sin cobrar, defendiendo su ideología, su forma de pensar”.

Lo que ya no debe permitirse, insistió, es que el Estado tenga que financiar a escritores y periodistas asalariados del gobierno y defensores del régimen.

AMLO se pronuncia contra el odio

En todo caso, el presidente de la República hizo un llamado a la sensatez y a que las discusiones se lleven a cabo en un marco de respeto y privilegio a las ideas por encima de las descalificaciones personales.

“Una recomendación respetuosísima: que no nos pasemos de la raya, que no se le falte el respeto a nadie, que se cuide lo que tiene que ver con la dignidad de las personas. Por ejemplo, que se critique el planteamiento o lo que se está argumentando, pero que no sea (hacia) la persona, o a sus creencias o a su forma de ser; y nada de odio”.

Finalmente, recordó que la denuncia por la elaboración de un documental llamado ‘Populismo en América Latina’ tiene como propósito hacer hincapié en los excesos que se cometieron en el pasado, y no tanto perseguir y castigar a los creadores del material.

“Nosotros hicimos la denuncia de lo del financiamiento por lo del documental sobre el populismo porque ya no queremos que eso se haga hacia adelante, pero no es para perseguir a nadie. Ya ni nos interesa, no nos importa. Yo creo que hasta nos ayudaron, deberíamos hasta agradecerles, porque nos fue re bien, porque todo eso se les revirtió”.