Agentes adscritos a la Fiscalía General de la República, en coordinación con elementos del Instituto Nacional de Migración, detuvieron en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México a un ciudadano de origen chino por su presunta participación en delitos contra la biodiversidad por la posesión de vejigas natatorias de pez Totoaba.

La detención del sujeto identificado como Chen “P”, se dio en el momento en el que arribó a la terminal área procedente de un vuelo comercial de la ciudad de Vancouver, Canadá.

Sobre el sujeto pensaba una Notificación Roja emitida por Interpol México, por lo cual tras ser asegurado, fue trasladado a Tijuana, Baja California, donde es requerido por un Juzgado de Distrito Especializado en el Sistema Penal Acusatorio del Centro de Justicia Penal Federal en el estado.

Cabe destacar que el pez Totoaba es una especie endémica del Alto Golfo de California y está incluida en la Norma Oficial Mexicana 059 en la categoría de Peligro de Extinción, además de que su pesca, pone en riesgo otra especie, la quita marina.

Hay antecedentes

La totoaba, o corvina blanca, es tan codiciada y cada como los diamantes. En Asia, especialmente en China, se le atribuyen propiedades afrodisiacas a su vejiga natatoria, llamado comúnmente “buche”. Un kilo de este producto puede llegar a venderse hasta en más de 2 mil dólares. Desde los años 40 del siglo pasado, cuando se inició la pesca primero legítima y luego furtiva de este pez, ha disminuido un 95 por ciento su población y ha afectado a otras especies endémicas del Mar de Cortés, como la Vaquita Marina.

Foto propiedad de: Semar