Un equipo de investigadores formado por varias universidades de Pekín, China, han logrado crear un metal líquido que logra cambiar de forma, estirarse y moverse de forma similar a como lo hiciera en la ficción el icónico villano T-100, de la película Terminator 2: Judgment Day (1991).

Para el proyecto, los científicos trabajaron con una aleación de estaño, indio y galio, tres metales líquidos en los que crearon una capa de oxido sobre la que agregaron partículas de hierro, con el objetivo de aumentar su “elasticidad”.

Los investigadores lograron mover el metal con la ayuda de dos imanes colocados en cada extremo del metal, además de encender un foco al sumergir dos electrodos en la aleación, porque tiene una alta conductividad.

Pero lo más importante es que lograron estirar el metal liquido de forma vertical mientras lo movían de forma horizontal; el material se encontraba sumergido en ácido clorhídrico y la otra mitad expuesta al aire, de forma similar a un anfibio que camina sobre el agua.

Publicado en Applied Materials & Interfaces, el estudio sugiere que las propiedades de este material representan una plataforma fundamental para el desarrollo de robots blandos inteligentes, que cuenten con la habilidad de reconfigurarse de forma automática para adaptarse a su entorno natural.

Foto propiedad de: Lightstorm Entertainment

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.