Mike Pence, vicepresidente norteamericano, adelantó que Trump pretende poner humanos de vuelta en la Luna para el año 2024. Ante el virtual desmantelamiento de la NASA y la inversión de los recursos del estado norteamericano principalmente en intervenciones militares, Pence fue claro: la iniciativa privada ahora tomará el lugar de lo que fuera la agencia aeroespacial más importante del planeta.

“Algunos dirán que es demasiado difícil (regresar a la luna), es muy arriesgado, es muy caro, pero lo mismo dijeron en 1962”, aseveró Pence en una reunión del Consejo Espacial Nacional, llevado a cabo en Huntsville, Alabama.

“Ahora, como entonces (durante el gobierno de Kennedy), los Estados Unidos tienen un presidente que es un soñador, que comprende que este es un reto que una vez más nos negaremos a posponer y que nos proponemos ganar otra vez”.

“Si los cohetes comerciales son la única manera de llevar a los astronautas norteamericanos a la Luna en los próximos 5 años, se hará con cohetes comerciales”.

Los Estados Unidos, otrora líderes indiscutidos en la carrera espacial, tras el colapso de la Unión Soviética, ahora dependen de cohetes rusos y empresas comerciales para gran parte de su trabajo en el espacio.

En el marco de esta nueva carrera espacial con Rusia y también con China, el país norteamericano buscará refrendar su viejo liderazgo de una forma u otra.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.