Andrés Manuel López Obrador consultó a asistentes del evento de la entrega de Programas de Bienestar en Poza Rica, Veracruz, si debía o no responder a los comentarios de su homólogo estadounidense, Donald Trump.

Al referirse a la migración de centroamericanos por territorio mexicano, el tabasqueño reconoció que existe “un diferendo” entre Estados Unidos y México.

“A ver. Este es un asunto interesantísimo: que levanten la mano los que piensen que le debo de contestar cada vez que se refieren a México, el presidente Donald Trump. Que levanten la mano los que piensen que debemos de actuar con prudencia. ¡Eso es, mi pueblo!”

Frente a la respuesta masiva a favor de no responder al estadounidense, quien amenaza con cerrar la frontera, aplaudió a los asistentes tras señalar que no pelearía con el gobierno estadounidense: “amor y paz”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.