Por: Eloy Garza González

No sé si AMLO reconozca su ignorancia sobre algunos asuntos públicos. El presidente suele ser sensato y no hablar de lo que no sabe. Pero por culpa de las mañaneras, que son como un cajón de sastre, un día sí y otro también, el mandatario cada vez habla más y más y tiene que llenar los huecos del silencio con temas banales, o que domina sólo superficialmente. O sea, quiere aparentar ser experto en temas que desconoce.

AMLO debe saber que el complejo de los ignorantes que se creen sabihondos ha sido estudiado ampliamente por la neurociencia y puede sintetizarse así: quienes son extremadamente malos en algo tienden a creer que son exageradamente buenos en esa materia.

Por ejemplo, a AMLO no se le da mucho la macroeconomía. Esto es un hecho. Pero él cree que sí. Y olvida que los ignorantes de un tema, inventan sus mejores historias sobre asuntos que conocen mal o mediocremente. Preguntemos a AMLO sobre las causas del poco crecimiento del PIB, el desempleo, el rezago social, etcétera, y nos dará una cátedra. Dudo que en algún momento AMLO sea capaz de reconocer que desconoce alguno de estos temas abordados en las mañaneras.

Y es que casi todos (incluyendo a AMLO que no tiene por qué ser la excepción) sobreestimamos nuestras propias capacidades. Por eso, el mandatario se autovalora como administrador público nato, y no le preocupa carecer de esa formación profesional: le basta con ser intuitivo y tener “sensibilidad social” (cualquier cosa que eso signifique).

Ahora bien, este fenómeno psicológico no es privativo de AMLO: de hecho, la mayoría de los seres humanos somos tremendamente optimistas acerca de nuestras pobres capacidades y tendemos a valorar a los demás en términos más negativos a lo que es justo y objetivo. Podemos ser muy mediocres en algo y al mismo tiempo no tener las herramientas adecuadas para darnos cuenta de ello.

En suma, ¿cómo hacerle ver a AMLO su ignorancia imprudente en ciertos rubros? Mediante entrenamiento lógico y científico para que sea capaz de evaluar su manejo personal. Para algunos malquerientes del Peje (la llamada prensa fifí) esto es como pedirle peras al olmo. Puede ser. Pero tengámosle fe al tabasqueño. Además, lo tendemos en el poder seis años. Y es que el pensamiento crítico lo usamos mucho para calificar superficialmente el conocimiento de los demás (como los malquerientes a AMLO) pero poco para evaluarnos a nosotros mismos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.