Una de cada cada cinco muertes en el mundo en 2017 estuvo relacionada con malos hábitos alimenticios, desde el consumo excesivo de sal, azúcar o carne, hasta las carencias en cereales integrales y frutas, reveló un estudio.

Si aún no te convences de comenzar a cuidar tu alimentación, quizá tengas más ganas de hacerlo cuando sepas de que casi las 11 millones de muertes mencionadas arriba fueron provocadas por enfermedades cardiovasculares, cáncer o diabetes de tipo 2, asociadas a menudo con la obesidad y el sedentarismo, según un estudio divulgado en The Lancet.

Por si esto fuera poco, los malos hábitos alimenticios no sólo nos afectan como individuos sino que hacen crecer una crisis de salud mundial y mantienen un fuerte vínculo entre el daño al medioambiente y el cambio climático.

“Estos tres fenómenos interactúan: el sistema alimentario no es solo responsable de las pandemias de obesidad y desnutrición, sino que además genera entre 25 y 30% de las emisiones de gases de efecto invernadero”

Hace unos meses otro estudio señaló que para alimentar de manera sana a los 10 mil millones de seres humanos que habrá sobre la Tierra en 2050 y a la vez proteger al medioambiente, será necesario reducir a la mitad el consumo de carne roja y azúcar, así como duplicar la ingesta de fruta, verdura y nueces.

Foto: Pixabay

Estos cálculos, por supuesto, acentúan la desigualdad social que existe alrededor del mundo, pues mientras cubrir la recomendación de “comer cinco frutas y verduras diarias” costaría solo el 2% de los ingresos de los hogares en los países ricos, sería más de la mitad del dinero disponible en los hogares de los países más pobres.

Según la Organización de las Naciones Unidas, casi 2 mil millones de personas están “sobrealimentadas”, ene contraste con los mil millones que sufren malnutrición.

Más nueces y cereales

Por increíble que parezca el estudio recientemente publicado y aplicado en 195 países, estima que más de la mitad de las muertes antes mencionadas fueron causadas por carencias de nueces, granos integrales, leche y cereales integrales.

“Este estudio muestra lo que pensamos muchos desde hace años: una mala alimentación es el principal factor de riesgo (de muerte prematura en el mundo)”

CHRISTOPHER MURRAY, INSTITUTO DE METROLOGÍA Y EVALUACIÓN DE LA SALUD

Además, los autores del estudio destacaron que los datos disponibles sobre alimentación son aún escasos y comprender esta crisis es más difícil de lo que puede ser analizar información sobre tabaquismo u otros problemas de salud.

Foto: Pixabay

Con información de AFP / Foto propiedad de: Carles Rabada / Unsplash

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.