El presidente Andrés Manuel López Obrador volvió a desmentir a su propio gabinete. Esta vez fue al titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez Espriú, sobre la declaración de que en el Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México no han encontrado corrupción.

“Si hubo corrupción”, contradijo el ejecutivo y dio cuatro razones.

Engaños a la gente, el actual aeropuerto Benito Juárez se iba a convertir en “una especie de Santa Fe”, iba a costar más de lo que se calculó y se decidió construir en la peor zona del Valle de México, fueron los cuatro argumentos de López Obrador.

La mañana de este miércoles dijo que se engañó a la población porque la administración pasada aseguró que no podía operar el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y al mismo tiempo el de la Base Aérea de Santa Lucía.

“Segundo: porque se iba a cerrar dos aeropuertos para construir el aeropuerto de Texcoco y el aeropuerto actual se iba a urbanizar, se iba a convertir en una especie de Santa Fe, era un negocio para unos cuantos.”

En tercer lugar, indicó que cerrar dos aeropuertos y construir dos pistas en el NAICM se estimaba el gasto de 300 mil millones de pesos (mmdp), y en realidad costaría 600 mmdp.

“Cuatro: es corrupción porque por intereses se decidió construir el aeropuerto en Texcoco en el peor sitio del Valle de México en donde se producen más hundimientos, donde no se garantizaba la calidad de la obra.”

El martes, en comparecencia en el Senado, el secretario de Comunicaciones aseguró que no han encontrado indicios de corrupción en el NAICM, sin embargo, su construcción se hubiera convertido en “un pozo sin fondo, un desastre, un elefante blanco y nunca iba a funcionar”.

No se ponen de acuerdo

Esta es la tercera ocasión en que el presidente desmiente a su propio gabinete. Anteriormente lo hizo con el subsecretario de Hacienda y Crédito Público, Arturo Herrera.

Ayer lo hizo sobre la supuesta iniciativa de regresar el cobro de la tenencia vehicular y el predial en todo el país. Hace unas semanas por el supuesto retraso en la construcción de una refinería en Dos Bocas, Tabasco, para aumentar la producción en Petróleos Mexicanos.

Ambas declaraciones del subsecretario obtuvieron un “no es cierto” de Obrador.

Fotografía propiedad de: archivo/ Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.