‘Embassy cat’, quien acompañó a Julian Assange durante los años que el activista estuvo asilado en la Embajada de Ecuador en Londres, fue puesto a salvo y retirado a tiempo de la sede diplomática, antes de que el cofundador de la organización fuese detenido por la policía británica.

Poveda es abogado del activista australiano, a quien durante 2018 se le impuso la regla de hacerse cargo del bienestar del gato, su alimentación, cuidado y aseo, según Reuters.

De acuerdo con Business Insider, Assange entregó su gato a una familia en noviembre para que no estuviera encerrado y le permitiera una vida más “saludable”.

Fotografía propiedad de: Redes/ Medios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.