El analista Gerson Hernández señaló que la divulgación de noticias falsas es un problema que pone en jaque a los medios de comunicación, quienes deben poner especial atención a la información que reciben y luego dan a conocer al público o, de lo contrario, ponen en riesgo su prestigio y credibilidad.

El académico de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM indicó que datos de Latinobarómetro y el Eurobarómetro apuntan a que estamos entrando en una “era de la desconfianza” debido a estas fake news y a la dificultad de reconocerlas.

Como ejemplo, citó el caso del periodista Claas Relotius, del semanario alemán Der Spiegel, quien por años engañó al medio y publicó notas con fuentes que sencillamente no existían o nunca consultó.

“La principal consecuencia de las noticias falsas es la pérdida de credibilidad de quienes las difunden. De acuerdo con indicadores como el Latinobarómetro y el Eurobarómetro, vivimos en la ‘era de la desconfianza’, calificada así por la poca credibilidad que tienen los medios de comunicación, principalmente la prensa escrita, la radio y la televisión. El escándalo Der Spiegel demostró que leer una nota de un periodista afamado en un medio de comunicación de prestigio no es garantía de que sea verídica”.

Los medios de comunicación necesitan capacitar a periodistas para evitar que caigan en noticias falsas

A este escenario se debe agregar, continuó el experto, la facilidad con que cualquier persona puede divulgar información en redes sociales, creando un modelo de comunicación horizontal que, si bien tiene muchas ventajas, también puede en algunas ocasiones crear más confusión a las personas que buscan información verídica.

“Antes nos quejábamos de que no había suficiente información, ahora hay mucha. Sin embargo, cada vez tiene más flancos de poca credibilidad. Por eso me pregunto si cualquier persona con un dispositivo móvil y la capacidad de subir información a Internet debe hacerlo”.

“Sería conveniente que en las redacciones no sólo se tomara en cuenta este fenómeno, sino también se capacitara a los nuevos reporteros y redactores web para que no se replique. Me parece que, en la búsqueda frenética de clics, likes, retuits y followers, la calidad de la información se está descuidando demasiado”, concluyó.

Con información de Gaceta UNAM

Foto propiedad de: Moisés Pablo / Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.