“No se debe combatir un daño, cometiendo otro”
Yomero

La imagen me recordó las fotos de la vieja “Alarma!”.

Un montón de muñecos pintados de rojo aparentando sangre y mutilados, se mostraban apilados frente a un grupo de personas en las que se incluía a una buena cantidad de niños pequeños. Sus rostros, captadas por los medios de comunicación, no dejan lugar a dudas: están consternados.

Puedo ir o no de acuerdo con la protesta de la asociación Familias Fuertes Unidas en contra de la titular de los Derechos Humanos en Nuevo León, Sofía Velasco, exigiendo retire la acción de inconstitucionalidad que presentó contra la llamada Ley Antiaborto y hasta que la retiren del puesto o la quemen en leña verde si así lo consideran los protestantes, pero hay límites.

El haber incluido a menores de edad en su protesta es tan grave o más que lo que denuncian.

¿Cómo explicarle la escena a un pequeño de cinco o seis años? ¿Qué sabe del aborto y las leyes? ¿Qué decirle de esos muñecos rotos y llenos de pintura?

No alcanzo a comprender cómo un grupo de personas que se dicen protectores de la familia y los derechos de los niños son capaces de cometer una salvajada de este tamaño.

Hay manera de hacerse ver y convertir en una acción en un acto mediático, pero en esta ocasión se les pasó la mano… ¡y mucho!

Bien haría Sofía Velasco en emprender una acción para que quienes con su proceder atentaron contra los derechos de esos niños, reciban por lo menos una amonestación pública por su torpe proceder.

También el DIF del Estado y la Procuraduría de la Defensa del Menor deberían elevar su más enérgica protesta ante este bochornoso y lamentable hecho que no debe repetirse jamás.

¡No más niños en protestas!



ftijerin@rtvnews.com

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.