Tigres Femenil terminó su participación en la temporada regular del Clausura 2019 y lo hizo de la forma que esperaban los más de 16 mil aficionados que se dieron cita en el Uni: con triunfo. Es cierto que no brillaron como en otras épocas -algo a analizar mirando para atrás y, sobre todo, lo que viene-, pero las felinas lo buscaron siempre. Así, superaron a unas duras Chivas por 2-1 y volverán a verse con su gente en la Liguilla. Es una despedida dulce.

En el encuentro hubo de todo: intensidad, fuertes roces, desgaste, entrega y también polémica arbitral por decisiones que a muchos/as no les parecían correctas. Sin embargo, las dirigidas por Ramón Villa Zevallos no se quedaron en discusiones y siempre buscaron ganar. Así, a los 87′ llegó el premio: Blanca Solís concretó un corner y el desvío en Padilla terminó de empujar el balón al gol.

Desde un inicio, el conjunto local se fue con todo al frente. Hubo rotaciones en el ONCE titular, pero no así un cambio de formación. El estilo de juego se mantuvo: tocar, circular, buscar por las bandas e ir hacia el centro. Así fue como llegó el primer gol de la noche por conducto de Belén Cruz al minuto 4. La delantera auriazul mandó el esférico al fondo de las redes tras un servicio de Lizbeth Ovalle por izquierda. Madrugón al Rebaño. Pintaba para goleada.

Sin embargo, la ventaja les duró poco. Apenas tres minutos más tarde, Guadalajara emparejó los cartones con una fórmula similar. Tania Morales tocó para Ana Huerta por derecha y 1-1. Desde la igualada, el juego siguió su curso de manera intensa. Durante el resto de la primera mitad fue parejo, por lo que el empate era justo desde lo deportivo, no así para los Incomparables.

En la segunda parte, Tigres fue quién tomó el dominio del partido y se hizo cargo del favoritismo. Empujado por la afición (exactamente 19.121 personas), pero frenado por imprecisiones propias en la última línea, además de una destacada actuación de la arquera contraria, Blanca Félix. Parecía que las auriazules no iban a poder sumar una victoria que les asegurara estar dentro de los primeros cuatro puestos de la clasificación.

Villa Zevallos optó por mover sus piezas con el ingreso de Katty Martínez y Blanca Solís para darle frescura al ataque. Mientras que Chivas, por su parte, prefirió aguantar todos los embates locales y ni siquiera buscar el contragolpe; hasta sacaron a Palafox. Todo un mensaje: firmaban el empate.

Fue hasta el 87’ que finalmente que las de la UANL lograron su cometido. En tiro de esquina, Solís, que no jugaba desde el 28 de enero, reapareció para salvar el marcador. Remató de cabeza y un desvió de la zaga rival incrustó la pelota al fondo de las redes. El estadio explotó de felicidad.

El equipo felino festejó y se llevó los tres puntos que necesitaban para llegar con el estado anímico a tope para la Fase Final. Tigres terminó la temporada regular con 36 unidades; producto de 12 victorias, 3 empates y 2 derrotas. Aseguró cerrar en casa los Cuartos de Final porque nadie las saca del top 4.

Podría medirse a Puebla o Pumas, aunque el rival podría variar, puesto que falta una jornada por disputar para que termine el torneo y se puedan definir las posiciones y los cruces. ¿Cómo les irá en Liguilla? Al menos, la despedida fue dulce.

https://www.oncediario.com/notas/13485-tigres-femenil-chiva-despedida-uni-aficion

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.