El presidente Andrés Manuel López Obrador celebró la orden de captura contra el exgobernador de Puebla, Mario Marín Torres, y contra el empresario textilero, Kamel Nacif Borges, por su presunta responsabilidad en la tortura a la periodista Lydia Cacho.

En conferencia de prensa en Palacio Nacional, consideró que la orden de aprehensión es un signo de los nuevos tiempos.

“A lo mejor no es del todo cierto, pero había la costumbre de preguntarle al Ejecutivo cuando se iba a tomar una decisión de ese tipo y ahora no me consultaron no supe, es una decisión independiente y autónoma del Poder Judicial, como deben ser las cosas”.

La orden de captura también va contra el exdirector de la Policía Judicial, Hugo Adolfo Karam Beltrán, así como contra el excomandante Juan Sánchez Moreno, por su presunta participación en dicho delito.

Me enteré por la prensa

El Mandatario comentó que anteriormente ese tipo de procedimientos se consultaban con el jefe del Ejecutivo, pero ahora no le consultaron, por lo que se enteró de la orden judicial contra el priista y el empresario a través de medios.

“Yo me enteré por la prensa de esta orden de aprehensión, cosa que me dio mucho gusto”.

Señaló que independientemente de que se trate de un acto de justicia, “estamos ante procedimientos que no eran comunes… Estamos en el terreno de lo inédito y eso es muy bueno”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.