Jesús Ramírez Cuevas, coordinador general de Comunicación Social de la Presidencia de la República, presentó este miércoles los lineamientos para la política de Comunicación para la actual administración, los cuales regularán la contratación de publicidad oficial y producción de campañas oficiales.

En conferencia desde el Salón Tesorería de Palacio Nacional, el funcionario señaló que ya fue publicado en el Diario Oficial de la Federación el ‘Acuerdo por el que se establece la política de Comunicación Social del Gobierno Federal’, donde se establece que la prioridad de la administración de Andrés Manuel López Obrador será “acercar la información esencial que requieren los ciudadanos y también con fines informativos y educativos”.

Tras destacar que las conferencias matutinas son un “ejemplo del modelo de comunicación democrática” que mantiene el gobierno, resaltó también que están obligados por el Artículo 134 Constitucional a producir propaganda gubernamental con carácter institucional y fines informativos, educativos o de orientación social”.

Objetivos de la Comunicación Social en la 4T

Así, los objetivos específicos de la comunicación social en el sexenio serán garantizar el pleno ejercicio de la libertad de expresión; transparentar la acción gubernamental; darle mayor poder a la ciudadanía; propiciar la democratización del ecosistema mediático mexicano; y documentar el impacto de las políticas públicas en la transformación de la realidad nacional

Asimismo, Ramírez Cuevas detalló que queda prohibido usar la publicidad oficial como una herramienta para “presionar, castigar, premiar, privilegiar o coaccionar a los comunicadores o a los medios de comunicación”.

También especificó que queda prohibido “realizar erogaciones por concepto de notas, entrevistas o imágenes con fines periodísticos”, y que si se aprueban ampliaciones presupuestales se debe emitir un comunicado justificando el aumento.

Prometen gastar la mitad que en años anteriores

Ramírez Cuevas agregó que el gasto en publicidad oficial fue creciendo de manera desproporcionada durante las pasadas administraciones para tocar un máximo de 11 mil 906 millones de pesos en el año 2016, cifra que cayó a 11 mil 576 millones en 2017 y a 7 mil 849 millones en 2018, año de elecciones federales.

El compromiso del actual gobierno, recalcó, será ejercer un máximo de 4 mil 711 millones de pesos, un poco más de la mitad de lo ejercido en el último año de Enrique Peña Nieto, y no se pedirán ampliaciones a este presupuesto.

Otros puntos que, subrayó el vocero presidencial, diferencian la política de publicidad respecto a administraciones anteriores es que no habrá contratos anuales con ningún medio de comunicación, ningún medio podrá concentrar más del 25 por ciento de la pauta en una campaña en particular, y no se contratará a agencias de publicidad para realizar spots, quedando la producción de éstos a cargo de los medios oficiales como Canal Once o el Instituto Mexicano de la Radio (IMER).

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.