El 30 de abril es la fecha límite para presentar la declaración anual ante el Servicio de Administración Tributario (SAT).

La declaración es una obligación para las personas físicas que desempeñen actividades empresariales, profesionales, arrendamientos, dividendos, enajenaciones o adquisiciones de bienes.

El SAT tiene el objetivo de lograr 6 millones 900 mil declaraciones, lo que representa 6 por ciento más que durante 2018 puesto que ahora se puede realizar en las oficinas y mediante una herramienta en su portal de Internet.

Quienes no presenten su declaración anual antes del 30 de abril, serán sujetos de sanciones siempre que hubieran sido requeridos, de lo contrario aún pueden presentarla tras la fecha límite, sin embargo, si obtienen un recargo deberán liquidarlo.

Requisitos y herramientas para declaración anual

El gobierno federal pone a disposición de los contribuyentes las herramientas que requiere para gestionar su declaración anual como el Visor de nómina, donde se refleja la información que aporta el empleador con respecto a los ingresos y retenciones, así como el Simulador, que muestra la vista previa de la declaración anual e incluye el saldo a favor o cargo.

Para presentar la declaración el contribuyente requiere su Registro Federal de Contribuyente (RFC) a 13 dígitos con homoclave, una contraseña y el nombre del banco con el número de cuenta CLABE de 18 dígitos para depositar el saldo a favor.

En la declaración se incluyen las deducciones personales como honorarios médicos, gastos hospitalarios, lentes, primas por seguros de gastos médicos, colegiaturas y transporte escolar, los cuales generan un saldo a favor al contribuyente.

Foto propiedad de: Moisés Pablo / Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.