Nuevo León se declaró listo para la prevención y combate de uno de los principales enemigos de sus zonas montañosas: el fuego. Autoridades de los tres niveles de gobierno pactaron sumar esfuerzos en torno a la Estrategia Estatal de Prevención de Incendios Forestales 2019.

La combinación entre altas temperaturas, vientos fuertes y la escasa humedad en el aire incrementa la probabilidad siniestros, siendo los meses de abril a agosto los más críticos de la temporada.

Rodolfo Farías Arizpe, Secretario de Desarrollo Agropecuario, explicó que los cuerpos de rescate, corporaciones policiacas y organizaciones de la sociedad civil están preparados para enfrentar cualquier evento, y evitar que las llamas se propaguen. Dado que 9 de cada 10 incendios son provocados por el hombre, el llamado es a extremar precauciones, principalmente en las zonas de Aramberri, Galeana, Villa de Santiago y Zaragoza.

“Hoy Nuevo León se declara listo para enfrentar los incendios forestales de esta temporada 2019, y lo hace en coordinación con la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales, y la Comisión Nacional Forestal”.

Como un punto a favor, se pronostica mayor humedad que en años anteriores. A decir de Mario Alberto Quezada, gerente de la Cuenca de Rio Bravo de la Comisión Nacional del Agua, se esperan precipitaciones hasta un 10 por ciento por encima del periodo histórico durante los meses abril, mayo y junio. Mientras que las Cerro Prieto, La Boca y El Cuchillo, suman en conjunto 71.8 millones de metros cúbicos.

Tipos de incendios

Según su magnitud, los incendios son clasificados en cinco niveles de contingencia. El nivel uno aplica cuando puede ser controlado por los lugareños, ascendiendo al segundo si se requiere apoyo de las autoridades municipales.

Requerir de la colaboración de brigadas oficiales de la Secretaría de Marina y Recursos Naturales, la Comisión Nacional Forestal y Protección del Estado, habla de un nivel tres. La intervención de la Secretaría de la Defensa Nacional es indispensable cuando el evento se encuentra en el cuarto nivel de contingencia.

Si el escenario demanda el apoyo a nivel nacional e internacional, la situación es por demás crítica.

Por instrucciones del gobernador Jaime Rodríguez Calderón, el plan contará con un nuevo elemento para preservar la sierra. Se trata de la participación de Fuerza Civil, que procederá a la detención de personas que atenten contra la naturaleza; acción que pidió replicar a los presidentes municipales.

“Lo importante no es atacar el incendio, es prevenir el incendio, prevenirlos implica que pongamos sanciones alcaldes, necesitamos ser más estrictos; cierto que la gente tiene el derecho de la diversión y la recreación, pero también es cierto que nosotros como autoridad tenemos que sancionar”.

“He dado instrucciones para que nuestra Policía (estatal) no solamente prevenga, sino que detenga a quien provoque, o intente o no cuide lo que la naturaleza nos ha dado, destruir es un delito”.

La Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable marca sanciones de los 12 mil pesos hasta los 2 millones 400 mil pesos a quienes realicen conductas vinculadas a provocar incendios forestales.

En cifras

Según el último reporte de la Comisión Nacional Forestal, en lo que va del año se han registrado 2 mil 538 incendios forestales en 29 entidades federativas, con una afectación de 54 mil 253.87 hectáreas. De esta superficie, el 94.84 por ciento correspondió a vegetación en los estratos herbáceo y arbustivo y el 5.16 por ciento a arbóreo.

Las entidades federativas con mayor número siniestros son México, Ciudad de México, Michoacán, Puebla, Tlaxcala, Chiapas, Oaxaca, Morelos, Jalisco y Veracruz, con un 83.49% del total.

En el caso de Nuevo León suman 14 eventos con 267 hectáreas afectadas, en su mayoría de matorral bajo y arbusto.

Estadísticas en los últimos 10 años marcan el 2011 como el año con mayor número de incendios forestales en la entidad, con un total de 98. La afectación en aquel tiempo ascendió a las 17 mil 935 hectáreas. El 90 por ciento de estos episodios son causados por el hombre.

Como parte de las medidas de prevención, la Conafor dispuso de un total de 3 mil 097 brigadas a nivel nacional, conformadas por 30 mil 985 combatientes en 303 campamentos. Además, están en operación 266 torres de observación y la disposición de 1 mil 921 vehículos especializados.

Medidas preventivas

Para prevenir que los incendios consuman montañas y bosques se recomienda a la población siga una serie de medidas que van desde no arrojar colillas de cigarros hasta evitar quemas en prácticas agrícolas.

No tirar basura, botellas o vidrios que puedan causar fuego mediante el efecto lupa con los rayos del sol, así como evitar fogatas y la manipulación de instalaciones eléctricas, son otras de las recomendaciones.

Asimismo, cuando se usa fuego para limpiar el terreno que se va a sembrar se debe realizar una guardarraya para prevenir que este se propague.

“Se pide a la población en general evitar el uso del fuego en el campo, ya sea por recreación o para preparar las tierras para cultivo, o bien seguir las recomendaciones para evitar que el fuego se propague a las zonas forestales”.

En caso de detectar un incendio se debe hacer lo posible por cercarlo con ramas verdes, o bien arrojarle agua o tierra. Sin embargo, si este se ha salido de control las medidas cambian a poner a salvo la vida y dar pronto aviso a las corporaciones de auxilio a efecto de que sean estas las que se encarguen de atender la situación.

Al momento de huir de un incendio se debe caminar en sentido contrario al viento y buscando áreas planas pues, de lo contrario, la persona en cuestión podría verse atrapada por las llamas toda vez que estas suben ladera arriba. Si se es alcanzado por el fuego es recomendable rodar sobre el suelo o cubrirse con una manta.

“Hay que alejarse del fuego en dirección opuesta al humo y dirigirnos a una zona limpia de material que pueda incendiarse, cubrir nuestra boca y nariz con un trapo húmedo, disminuir la velocidad en caso de encontrarse con un incendio”.

Para reportar cualquier incendio forestal, los ciudadanos pueden llamar a la línea de emergencia 911 o bien al 01 800 INCENDIO (46 23 63 46), disponibles las 24 horas, los 365 días del año.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.