Organizaciones no gubernamentales denunciaron en el Consejo de Derechos Humanos de la Organización de las Naciones Unidas en Ginebra, que entre 4 mil y 5 mil integrantes de las caravanas de migrantes, principalmente proveniente de Centroamérica y que intentan llegar Estados Unidos, están detenidos en Chiapas, “muchos de ellos en malas condiciones”.

La coordinadora del Centro de Derechos Humanos Fray Matías de Córdova, Salva Lacruz, dijo que en esta “tercera oleada” de caravanas, tras las de octubre y enero pasado, “ha habido una reacción del Estado mexicano muy violenta que no esperábamos con este Gobierno”.

“Las autoridades migratorias, junto a grupos de seguridad y a la policía federal, están empleando formas muy violentas de disuasión”.

Lo anterior luego de que el 22 de abril, unas 200 personas fueron detenidas en una redada en la carretera de la costa de Chiapas, una de las principales rutas de estas caravanas, y que a través de testimonios de migrantes y videos se pudo identificar “tratos violentos” por parte de autoridades migratorias.

Acusó al Gobierno de México de mantener a las personas en determinados lugares para impedirles continuar su trayecto y crean especie de “campos de refugiados, aunque no sean reconocidos como tales, con condiciones humanitarias deplorables”.

Por su parte, la coordinadora de la Red Nacional de Organismos Civiles de Derechos Humanos, Olga Arnáiz, señaló que los autores de estos abusos son “las autoridades que se supone deben proteger a los migrantes”, y destacó que las actuales presiones del gobierno de Estados Unidos podrían ser uno de los factores de este endurecimiento de las políticas migratorias.

“La situación es responsabilidad del Estado mexicano sin duda, pero es cierto que se ve sometido a una dependencia muy fuerte económica y política de Estados Unidos, que ahora con el Gobierno de Trump es especialmente obsesiva con el control migratorio”.

Más de 7 mil migrantes varados en Chiapas

El lunes 22 de abril, agentes migratorios y de la policía federal detuvieron en Chiapas a cientos de migrantes que viajaban en caravana por el municipio de Pijijiapan. Hombres, mujeres y niños fueron tomados por la fuerza y subidos en contra de su voluntad a los vehículos oficiales.

Dichos operativos son los mayores de los que se tiene noticia en las últimas semanas. El viernes la prensa local informó sobre detenciones en el municipio de Mapastepec, donde miles de personas esperaban una respuesta de las autoridades para regularizar su situación migratoria.

En su último comunicado, el Instituto Nacional de Migración dijo que 5 mil 336 los migrantes que están siendo atendidos en albergues o estaciones migratorias de Chiapas. La Comisión Nacional de Derechos Humanos elevó el número a más de 7 mil 500 entre detenidos, los alojados en albergues y los que estaban en movimiento.

Con información de AP y EFE

Foto propiedad de: Cuartoscuro