Este viernes, en Minatitlán, Veracruz, el Secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, informó el inicio de operaciones de la Guardia Nacional, precisamente en esa ciudad. La masacre sucedida hace pocos días es apenas una muestra de la situación que se vive en Veracruz, donde a las actividades propias del crimen organizado, se suma la pugna entre tres cárteles por el control de plazas: los Zetas, Jalisco Nueva Generación y del Golfo.

Desde antes de la llegada del Presidente, por la región se pudieron ver contingentes armados de esta nueva fuerza policiaca que reúne a efectivos de la Policía Naval, la Policía Militar y la Policía Federal. Se hicieron notar por una banda en el brazo con las iniciales GN, y porque se emplazaron en retenes en Minatitlán, Coatzacoalcos y Cosoleacaque. Estas tres comunidades han sido especialmente afectadas tanto por la rivalidad entre cárteles como por las actividades que desarrollan normalmente: asesinatos, secuestros y extorsiones.

Además, el crimen organizado también presiona para controlar las rutas de migrantes y comerciales, y de paso, mantener ese control tanto en las actividades productivas como sociales de la región.

Contra la costumbre, esta vez la llegada del presidente a Minatitlán no fue en condiciones de seguridad mínima. Llegó entre la presencia constante de patrullas de la Guardia Nacional y en vehículos bien custodiados, y acompañado además por el Gabinete de Seguridad Nacional.

Durante la exposición del Secretario de la Defensa Nacional, se explicó que para la operación de la Guardia Nacional se dividió el país en 51 áreas prioritarias, determinadas por el grado de inseguridad que se vive en cada zona. En una de ellas está incluida la Coordinación Regional Veracruz 1, que incluye a su vez Minatitlán, seccionada el cuatro sectores para desplegar las operaciones de la Guardia, y con seis bases de operaciones en cada sector.

Para el arranque de esta primera asignación de la Guardia Nacional, se seleccionó un contingente de 1059 efectivos, básicamente emplazados en Minatitlán y Cosoleacaque, apoyando además a Coatzacoalcos. Además, se asignó una unidad aérea (helicóptero) para apoyo operativo. Todo este equipo bajo el comando del Coronel de Infantería DEM, Nezahualcóyotl Albarrán Mendoza.

En su intervención, el presidente Andrés Manuel López Obrador inició hablando de los proyectos de desarrollo económico de la zona, sobre todo en relación a PEMEX y la apertura de una ruta comercial a través del Istmo de Tehuantepec. Sin embargo, también se refirió a su visión para lograr pacificar al país a través del desarrollo social.

“Para garantizar la paz, lo principal es el bienestar. No se pueden resolver los problemas de inseguridad en el país sólo con el uso de la fuerza. No se puede enfrentar la violencia con la violencia. No se puede apagar el fuego con el fuego. No se puede enfrentar el mal con el mal. El mal hay que enfrentarlo haciendo el bien”.

Aunque formalmente inicia actividades la Guardia Nacional, hay que contemplar que lo hace al amparo de una reforma constitucional, pero aún sin el instrumento operativo de las leyes secundarias.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.