Organizaciones defensoras de derechos humanos denunciaron que los proyectos prioritarios del Gobierno federal agudizan los abusos y despojos que persisten contra las comunidades indígenas del país.

En el conversatorio “Hacia una agenda legislativa garante de los derechos a la libre determinación, al territorio y a los modelos propios de desarrollo de los pueblos indígenas y afrodescendientes” que se llevó a cabo en el Senado, activistas señalaron que dichos proyectos, como el Tren Maya, privilegian a empresas y particulares, por encima de los pueblos indígenas.

Entre los participantes estuvo Jan Jarab, representante del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos en México, quien aseguró que el modelo neoliberal persiste y depreda, mientras que el régimen agrario obstaculiza la libre autodeterminación de los pueblos.

“El modelo de desarrollo dominante no toma en cuenta las necesidades y aspiraciones de esta población, y privilegia solamente la extracción intensiva de sus recursos, sean mineros, forestales o petrolíferos”.

Aseguró que en México hay más de 300 concesiones para la explotación de los recursos mineros, que, en vez de ser benéfico para las comunidades indígenas, muestra que hay daños ambientales y a la economía de los pueblos.

Sobre las consultas a las comunidades, Jarab apuntó que, a pesar de la ausencia de una legislación en materia de derechos humanos para los pueblos indígenas del país, ello no exime al Estado de brindarles un marco de libertades e igualdad. Y solicitó que dichos procesos de consulta se efectúen bajo el marco internacional vigente.

Finalmente, Jan Jarab recordó que la violencia contra los defensores del territorio en comunidades indígenas no cesa, pues dijo que durante 2017 fueron asesinados 7 defensores de derechos indígenas, en 2018 fueron 13 y en lo que va de 2019, suman 7.

Megaproyectos, frontera entre 2 Méxicos

La representante de comunidades indígenas del Istmo de Tehuantepec, Bettina Cruz, denunció que el modelo económico neoliberal, que continúa impulsando el presidente Andrés Manuel López Obrador, “trastoca los bienes naturales de diversos pueblos”.

“Si bien hay diversos proyectos industriales y megaproyectos de desarrollo, estos se han traducido en engaños, desalojo y despojo, ante los cuales es muy dificultosa la defensa de los derechos indígenas”.

Agregó que a la larga, los megaproyectos se convertirán en una frontera entre 2 Méxicos desiguales pues “sólo han dejado serias secuelas, como deforestación y desaparición de quienes protestan. Y a la fecha no hemos sido beneficiados por ningún megaproyecto en desarrollo en el Istmo”.

Bettina también recordó que, en su lucha por la defensa del territorio, son víctimas de violencia, criminalización y asesinato de sus compañeros que llegan a alzar la voz, pues “el crimen organizado sentó sus raíces”.

Durante su gira por Oaxaca este fin de semana, López Obrador presenció manifestaciones de inconformidad contra el proyecto del corredor económico que pretende impulsar en el Istmo de Tehuantepec.

Foto propiedad de: Mario Jasso / Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.