El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llamó a imponer mayores restricciones al proceso de asilo, incluyendo la imposición de tarifas económicas a quienes soliciten asilo, entre otras regulaciones muy severas. En un memorándum, Trump dijo que dio 90 días al fiscal general William Barr y al secretario interino de Seguridad Interna, Kevin McAleenan, para proponer nuevas regulaciones a fin de acelerar el procesamiento de las solicitudes de asilo, cobrar tarifas a los solicitantes y prohibir ciertas autorizaciones laborales.

Emitido el lunes por la noche, el memorándum pide al personal de Seguridad Interna que mejore el proceso para determinar los argumentos de “temor creíble” de los solicitantes de asilo, y que priorice la deportación de los inmigrantes que hayan recibido las órdenes finales de expulsión.

Como es su costumbre, Trump se burló una vez más de las leyes de inmigración vigentes y las consideró débiles, ineficaces y peligrosas.

Las propuestas de Trump concitaron de inmediato severas críticas de los demócratas y de activistas defensores de la inmigración, quienes predijeron una nueva batalla legal contra la política de Trump, informó la emisora pública estadounidense NPR.

“Buscar asilo es un derecho en los Estados Unidos y del derecho internacional, no un privilegio por el cual pagar”, dijo el representante demócrata Raúl Grijalva, de Arizona.

Defensores de los derechos de los inmigrantes consideraron que la idea de cobrar tarifas a los solicitantes de asilo para procesar sus solicitudes es “particularmente atroz”.

“La idea de que cobraremos a los solicitantes de asilo una tarifa para buscar refugio ante la persecución, la tortura o la muerte es ofensiva y contraria a nuestros valores”, escribió la Unión de Libertades Civiles de Estados Unidos (ACLU).

La Ley de Inmigración y Nacionalidad ya incluye una disposición que permite a Estados Unidos imponer tarifas a los ciudadanos extranjeros que soliciten asilo o autorización de trabajo, pero los críticos temen que sean imposibles de pagar para muchos solicitantes, a menos que se otorguen exenciones financieras.

Cuando publicó el memorando de Trump, la Casa Blanca incluyó una hoja de estadísticas y argumentos para reforzar su caso, al afirmar que el sistema “ha llegado a un punto de ruptura, ya que continuamos viendo una oleada abrumadora de migrantes, con la llegada de más de 100 mil solo en marzo”.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.