Con el gol de Nico Sánchez de penal y una defensa a prueba de todo, Rayados de Monterrey empató a uno con Tigres, pero ganó, 2-1 en el global, para quedarse con el título de la Liga de Campeones de la Concacaf, en la final celebrada en el estadio de Rayados totalmente lleno.

La sorpresa de los locales a los aficionados fue un lucidor juego de luces, mezclado con fuegos artificiales que sin luces del estadio, hizo verse el escenario con las ganas de tener una gran final.

Tigres logró dominar los primeros minutos pero la defensa de los Rayados estaba bien escalonada, aunque al minuto dos Eduardo Vargas se tiró al campo por una lesión, de la que no hubo mayores consecuencias.

Sin embargo el dominio acabó al minuto seis cuando Dorlan Pabón desbordó por derecha, dio a Hurtado quien vio a Funes Mori pero su turo fue rechazado, el rechace lo tomó Eduardo Vargas que a toda velocidad se fue  solo hasta estar ante Barovero se vio solo y tiró por encima de la portería de Rayados.

La más clara al momento para Rayados fue al minuto 16, cuando en un desborde por la derecha, Dorlan Pabón realizó un centro, pero en su intento por rechazar, Carlos Salcedo metió la cabeza y salió un remate a la portería donde Nahuel Guzmán pudo atajar para alejar el peligro.

La respuesta fue una escapada de Luis Quiñones por la izquierda, llegó a línea de fondo y centró a donde estaba Jürgen Damm solo para empujar, pero llegó Jesús Gallardo a quitarle la oportunidad.

Pero el premio a Rayados cayó finalmente al minuto 23, cuando en un desborde por izquierda, Rodolfo Pizarro se quitó al “Chaka” Rodríguez una vez y al intentar el segundo, Rodríguez lo fauleó para que Jair Marrufo no tuviera duda para marcar el penal, que poco más tarde cobró Nico Sánchez, quien tiró a la izquierda de un Guzmán ya vencido, y Monterrey estaba arriba por 1-0, 2-0 en el global.

Carlos Salcedo contestó poco después al tener una oportunidad clara en un remate de cabeza pero la pelota se fue por encima de la portería, y dos minutos después, logró un remate que también por poco se fue por encima de la portería, terminando la primera mitad.

Gignac y Javier Aquino fueron enviados a la cancha en la segunda parte por Vargas y Damm y Gignac tuvo el primer acercamiento pero sin suerte, a pesar de que un intento de remate de Gignac fue a las manos de Barovero, dando muestra de la intención de empatar que traía.

La oportunidad se mostró al 55 cuando en un centro largo al área de Monterrey, Gignac se alzó para rematar de cabeza pero la atajada de Barovero valió oro para mantener la meta en cero, jugada tras de la cual Barovero quedó lesionado, El siguiente en entrar fue César Montes para tomar el lugar de Avilés Hurtado, en momentos en que en el campo se dieron repetidos empujones.

Tigres atacó el resto del juego en el campo de Rayados, pero la defensa de Rayados pudo plantarse bien y en ocasiones llegó a terreno rival aunque las faltas en medio campo fueron cotidianas cortando el juego,

Al 70´Monterrey tuvo para hacer el tercero cuando Funes Mori recibió una pelota larga, envió su tiro antes de entrar al parea pero la pelota pegó en el larguero, cayó a Gallardo pero su tiro se fue por encima.

Hugo Ayala dejó su lugar a Lucas Zelarayan y en la siguiente acción, Dorlan Pabón encaró a Guzmán, pero la pelota salió. Carlos Rodríguez dejó el lugar a Jonathan González y Maxi Meza a Pabón.

Pero al 84, “Carioca” tomó el balón por derecha, y envió un balón a poste contrario donde Gignac remató de media tijera para anotar el 1-1 y Tigres seguía atacando, pero quedaba poco tiempo se armó una bronca en las bancas que no pasó a mayores pero consumió mucho del tiempo, que finalmente fue la victoria para Rayados. 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.