A un día de que se cumplan 2 años del feminicidio de la estudiante universitaria Lesvy Berlín Rivera Osorio, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México (PGJ-CDMX) en voz de su titular, Ernestina Godoy, ofreció una disculpa pública por las deficiencias en la debida diligencia de la investigación, por los señalamientos en contra de la joven y por la negligencia en atención a su familia.

En un acto realizado en el auditorio de la Torre de Ingeniería “José Luis Sánchez Bribiesca”, y en consecuencia de la recomendación 1-2018 que emitió la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal, Godoy reconoció las fallas en toda la investigación del feminicidio de Lesvy, “fue un crimen que nos cuestiona y que estuvo a punto de quedar impune”.

“Estamos aquí para honrar su memoria, para asumir que el sistema le falló a ella y a su familia. Por ello, la más auténtica y sentida disculpa a la familia, queremos establecer la restitución de sus derechos, verdad y justicia”.

La procuradora general señaló que el exjefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera; el exprocurador, Rodolfo Ríos Garza, y decenas de funcionarios “asumieron y defendieron como razón de Estado una verdad oficial insostenible que culpabilizó de nuevo a las mujeres de su violencia. ¡No más descalificaciones, ni revictimización a las mujeres!”

La disculpa, de acuerdo con la funcionaria, tiene el objetivo de “reinvindicar a Lesvy y honrar su memoria, pero también reconocer que el sistema de justicia le falló. Para lograrlo, como instituciones de justicia debemos corregir conductas que violan los derechos humanos y estigmatiza a las víctimas”.

Godoy señaló que el caso evidenció la falta de capacitación del personal ministerial; la omisión de las autoridades que procuran y administran justicia; y que personas servidoras públicas tienen nula capacidad de salvaguardar datos de prueba y la dignidad de la familia.

“La Procuraduría buscará la garantía de no repetición; se atacarán las causas estructurales que generaron la afrenta contra Lesvy y su familia, y estaremos cerca de las víctimas para tender puentes con los órganos de justicia y la sociedad”.

Ni una asesinada y desaparecida más

Araceli Osorio, madre de Lesvy, inició su participación exigiendo que las mujeres disfruten de su derecho a salir “con la seguridad de que volverán para no tener ni una asesinada o desaparecida más. ¡Ya basta!”

“Lo que digo es que el día de hoy no deberíamos estar aquí para escuchar el ofrecimiento de una disculpa. No, el día de hoy muchas de ustedes debieran entrar o permanecer salvas en un aula, correr por el pasillo para encontrar a una amiga, salir de casa con la seguridad de que volverán a tiempo. Y no pasar antes a una práctica de defensa personal”.

Recordó que fue debido a la solidaridad de mujeres jóvenes que desde el primer momento salieron a defender a Lesvy, que ahora avanzan en la justicia del caso, “todavía cuando no sabían el nombre, ni su edad, que sin conocer más que el hecho de que se encontraban frente a un acto de discriminación, esas mujeres llamaron a otras y la respuesta fue que más de 2 mil 500 personas salieron a marchar el 5 de mayo de 2017”.

Ante ello, hizo un llamado a las autoridades, jueces, juezas, magistrados, magistradas, peritos y peritas para que “se unan al cambio que queremos lograr”. Y recordó que la recomendación de la Comisión de Derechos Humanos también estableció que el Instituto de Ciencias Forenses (Incifo) debe pedir disculpas porque “no analizaron el cuerpo de mi hija como debían”.

3 de mayo de 2017: No fue suicidio, fue feminicidio

El cuerpo de Lesvy fue encontrado en Ciudad Universitaria el 3 de mayo de 2017. Ese día estaba acompañada por Jorge Luis “N”, un hombre de 29 años e identificado como su pareja sentimental, y quien será juzgado por feminicidio.

Su feminicidio se convirtió en uno de los casos emblemáticos, sobre todos cuando la cuenta de la PGJ de la Ciudad de México intentó criminalizar a la joven diciendo que era alcohólica y se estaba drogando con sus amigos, además de señalar que no era alumna de la UNAM.

Además, autoridades iniciaron la investigación indicando que Lesvy se había suicidado, lo que provocó gran conmoción entre la comunidad estudiantil.

Como resultado de la lucha de la familia de Lesvy y organizaciones sociales, la muerte de Lesvy Berlín Rivera Osorio fue reconocida como un asesinato el 18 de octubre de 2018, cuando el Tribunal Superior de Justicia de la capital lo reclasificó y ordenó al Ministerio Público investigar por feminicidio.

Fotos propiedad de: Andrea Murcia / Cuartoscuro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.