La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) consideró esencial resolver la debilidad financiera de Petróleos Mexicanos (Pemex), porque es un riesgo que podría poner en peligro la estabilidad macroeconómica del país, pues afecta la deuda pública y podría provocar una reducción de la calificación soberana.

El secretario general de la OCDE, José Ángel Gurría Treviño, dijo que Pemex enfrenta una contingencia financiera, debido a que políticas anteriores provocaron un “agujero artificial” que elevó su deuda y ahora enfrenta elevados vencimientos.

Al presentar el “Estudio Económico de México 2019” de la OCDE ante el secretario de Hacienda, Carlos Urzúa Macías, afirmó que en el caso de la empresa petrolera “ya nos alcanzó el destino y tenemos que encargarnos del tema de Pemex”.

Es necesario, recomendó, una reestructuración profunda de la operación de Pemex, para lo cual respaldó destinar recursos del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios (FEIP) a fin de pagar vencimiento de la empresa, como ha planteado el presidente Andrés Manuel López Obrador, pues se mandaría una señal a los mercados que irá bajando la deuda petrolera.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.